Clases presenciales ¿regreso cuidado o crónica del desmadre?

Este 17 de febrero, en Argentina comenzó el ciclo lectivo presencial, con un protocolo sanitario para prevenir contagios de Covid-19, y dudas sobre el impacto que tendrá en el contexto sanitario.

Imagen ilustrativa. Una estudiante con barbijo en Montevideo. AP

Por Emi Urouro

La apertura de los colegios despertó miradas a favor y en contra. La vacunación avanza, pero recién comienza en el sector educativo, en ese marco, reconociendo la importancia de la presencialidad, compartimos datos para debatir el tema.

El ciclo lectivo 2021 comienza este miércoles en la Argentina con una presencialidad cuidada y de manera progresiva, con clases presenciales en algunos niveles, en la ciudad de Buenos Aires, Santa Fe, Santiago del Estero y Jujuy.

Vale recordar, que el 12 de febrero, el Consejo Federal de Educación ratificó el inicio de clases en las fechas fijadas en el calendario escolar de cada jurisdicción, bajo las formas de escolarización que podrán ser: presencial, no presencial o combinada; y realizar evaluaciones permanentes sobre el riesgo sanitario.

Córdoba abrió sus actividades el miércoles 3 de febrero, con la presencia del ministro de Educación nacional, Nicolás Trotta, y la implementación del programa “Acompañar: Puentes de Igualdad” en 131 escuelas.

En ese plan, se comenzó a trabajar con 8.000 alumnos y alumnas que habían interrumpido su vínculo con la escuela. Esté miércoles 17 de febrero, retomarán tareas los docentes y directivos.

Te puede interesar: Para el regreso a clases ¿Conocés el protocolo?

Está programado que a partir del 1 de marzo, la presencialidad se inicie de forma gradual, rotativa y con la alternancia de una semana un grupo y otra semana otro con el nivel inicial primario y secundario. El cursado tendrá una modalidad mixta, ya que la virtualidad seguirá en determinados momentos y materias.

Octubre 2020. CABA. Crédito: Maximiliano Luna para Infobae

Abramos ¿Por qué es importante promover la presencialidad cuidada?

En enero, UNICEF Argentina, reveló que menos de la mitad de los hogares cuenta con acceso fijo a Internet de buena calidad en la señal y 1 de cada 2 no cuenta con una computadora disponible para usos educativos.

“Según datos oficiales, cerca de un millón de chicos y chicas matriculados en marzo de 2020 en algún nivel de la educación obligatoria ha mantenido bajo o nulo intercambio con su escuela, lo que coloca en severo riesgo su continuidad escolar. Por eso, hoy es prioritario volver a las aulas de forma segura y planificada“, expresó el organismo.

Desde el organismo internacional, instan a que en 2021 la educación presencial sea la regla, siempre que la situación epidemiológica lo permita, para evitar profundizar las brechas de desigualdad de los niños, niñas y adolescentes.

Te puede interesar: “¿Cuál es la propuesta del Gobierno de Córdoba para volver a las aulas?”

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cierre de las escuelas tiene un claro efecto negativo en la salud, la educación y el desarrollo infantil, así como en los ingresos familiares y en la economía en general.

Con la apertura, sea gradual o total, consideran que se podrían garantizar los servicios esenciales, el acceso a la nutrición y el bienestar de las y los menores, además de prevenir la violencia contra niñas y niños.

Cerremos ¿Es completamente seguro el regreso al aula?

Nada es 100% efectivo en una pandemia, pero si, hay medidas que fomentar el cuidado. Aún así, dejamos datos de conocimiento público para sumar a la discusión.

La OMS señala que los menores de 18 años de edad representan cerca del 8,5% de contagios de covid-19 a nivel mundial. Si bien, este grupo etario registra un número relativamente bajo de muertes en comparación con otros, y suelen presentar una enfermedad leve, se han dado casos de pacientes críticos.

Hasta el momento, la comunidad científica considera que al igual que sucede con las y los adultos, en los menores las afecciones de salud preexistentes podrían ser un factor de riesgo de enfermedad grave y admisión en cuidados intensivos.

Modelo de un “aula burbuja” propuesto desde el Ministerio de Educación.

El organismo internacional de la Salud es claro: Todavía no se ha esclarecido totalmente el papel de niñas y niños en la transmisión del coronavirus.

En relación al punto anterior, a partir de algunos brotes, comunicados en diferentes puntos del mundo, entre el personal docente o asociado indican que es posible que la COVID-19 se propague en los entornos educativos, aunque de forma limitada. 

¿Qué dicen los gremios docentes sobre la vuelta al aula?

Desde la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC), sostienen que el mejor lugar para las y los estudiantes es la escuela. El derecho social a la educación debe ser garantizado plenamente por el Estado.

“No obstante, no se debe soslayar que la pandemia no ha terminado y que el Covid-19 sigue siendo una amenaza para la salud de todas y todos”, señala un comunicado del sindicato.

Ante el inminente retorno, exigen una presencialidad segura y cuidada. Plantean, entre otros aspectos, que el Protocolo sanitario no se discute ni se revisa en su contenido, SE CUMPLE.

Además, resaltan que  el incumplimiento y/o deficiencias en torno a la implementación de los protocolos sanitarios implicará la inhabilitación del edificio escolar para la presencialidad.

Te puede interesar: Puntos clave para mantener la ventilación continua en las aulas

“Los docentes privados queremos volver a las clases presenciales pero deben estar garantizadas las condiciones de salud y seguridad de toda la comunidad educativa respetando los acuerdos alcanzados en el Consejo Federal de Educación (CFE) y en la Paritaria Nacional Docente”, expresaron desde el SADOP.

No hay una respuesta correcta, a medida que avancen las clases se podrá analizar el impacto del sector educativo

No hay “cero riesgo” para la presencilidad, pero la educación es un derecho que debe ser garantizado, en particular, en un contexto que solo profundizó las brechas entre quienes tuvieron herramientas para seguir el ritmo de la virtualidad y quienes no.

Con los protocolos como únicos insumos para preservar la salud del personal docente y del estudiantado, la clave será asegurar el cumplimiento efectivo de los mismos.

Fuente: OMS; UNICEF; Télam

Compartí la nota