¿Cuál es la propuesta del Gobierno de Córdoba para volver a las aulas?

Será esencial garantizar con infraestructura para el cumplimiento de las medidas de prevención: lavado de manos frecuentes, uso de tapaboca, ventilación y distanciamiento.

Este jueves 11 de febrero, el Ministerio de Educación de la Provincia presentó el protocolo para el regreso a la presencialidad en las escuelas.

Según informaron desde el Gobierno, el reglamento fue ideado a partir de “experiencias nacionales e internacionales, en las recomendaciones de la cartera sanitaria provincial y en las resoluciones del Consejo Federal de Educación a través de la resolución ministerial 26/2021”.

Para esto, indican, será esencial garantizar el cumplimiento de las medidas de prevención: lavado de manos frecuentes, uso de tapaboca, ventilación y distanciamiento.

Cabe destacar, que los elementos de bioseguridad recomendados deberán ser entregados por el Ministerio, en el caso de las escuelas estatales, o por las patronales, en los colegios de gestión privada.

La guía consta de 3 ejes:

1. Momento preparatorio

El documento señala cada escuela debe disponer de agua segura para el consumo y lavado de manos, de jabón preferentemente líquido, elementos de secado, preferiblemente papel descartable y cestos de basura adecuados en los sanitarios.

Además, deberán contra con alcohol en gel (o dispenser con solución de alcohol al 70%) para áreas de ingreso, aulas y sectores como comedor, administración o salas de computación, entre otros.

El personal docente que pertenezca a grupos de riesgo estará dispensado de concurrir a las escuelas y continuará realizando trabajo remoto, asistiendo a sus colegas y atendiendo las consultas de los estudiantes.

En el caso de los estudiantes también estarán eximidos de la obligatoriedad de la presencialidad, y deberán acordar con la escuela la manera de recuperar los aprendizajes abordados en clase.

Te puede interesar: “¿Qué piensa el estudiantado sobre el regreso a la presencialidad en la UNC?

2. Traslados e ingresos

Si la alumna o el alumno es acompañado por personas adultas, se recomienda que sea la misma en el ingreso y su retiro y que no forme parte de los grupos de riesgo si no han sido vacunados.

Deberá haber barbijos quirúrgicos reservados para el aislamiento, dentro del establecimiento, si hay un caso sospechoso con sintomatología de COVID.

El transporte escolar debe respetar el protocolo habilitante. La escuela organizará los horarios de los transportes, a fin de evitar aglomeraciones y dispondrá de los listados de estudiantes trasladados, y el grado y escuela a los que pertenecen.

Si algún integrante de la comunidad educativa presentara fiebre o síntomas asociados al COVID-19 o fuera identificado como contacto estrecho, no deberá asistir al centro educativo y comunicarlo a la escuela.

Se recomienda, además, monitorear el ausentismo con el fin de determinar sus causas y conocer si se relacionan con la sospecha de coronavirus.

En el ingreso, se controlará la temperatura, todos deberán higienizarse las manos, utilizar el tapabocas (que es obligatorio a partir de la sala de cinco; en las salas de tres y de cuatro su uso será pedagógico: se aprenderá sobre su utilización) y para evitar aglomeraciones no habrá formaciones y se organizarán los horarios de manera escalonada.

Mirá también: “¿Vacunación sí, vacunación no? La respuesta (no) te sorprenderá”

3. Organización y agrupamiento

Se prevé la agrupación de estudiantes en burbujas permanentes, identificables y reconocibles, las que deben permanecer juntas tanto en las aulas como en los recreos.

La jornada presencial está prevista que sea de hasta cuatro horas de duración, que en las aulas los bancos estén con distanciamiento personal de 1,5 metro para estudiantes y 1,80 a 2 para docentes.

El aula debe mantenerse aireada y ventilada; las puertas, trabarse para evitar contacto con herrajes; y si cuenta con aire acondicionado, verificar que no haya recirculación de aire.

Las reuniones de comisión directiva se harán solamente por medios electrónicos. Se promueve la no utilización de los comedores escolares, y la entrega de módulos, en el caso del Paicor, de la misma manera que se desestima la apertura de quioscos y cantinas, salvo casos excepcionales.

Mirá la guía completa acá

Compartí la nota