Para el regreso a clases ¿Conocés el protocolo?

En agosto, algunas provincias argentinas podrían volver a las clases presenciales. Son las regiones con menor circulación de coronavirus. Ante esa posibilidad, es importante hablar sobre las medidas para prevenir contagios.

El mes próximo, Catamarca, Formosa, San Luis, Santiago del Estero, Tucumán, Corrientes, Misiones, Santa Fe y San Juan, habilitarían sus escuelas para el retorno de sus alumnos y alumnas.

Así lo afirmo el ministro de Educación Nicolás Trotta. Para entrar en tema, recordamos que en junio el ministerio que dirige este funcionario, presentó la propuesta de protocolos para el regreso a las aulas.

Y el mismo fue aprobado, a principios de julio, por el Consejo Federal de Educación. El documento constituye un piso mínimo de requerimientos para la apertura de instituciones educativas, a partir de los cuales cada jurisdicción podrá agregar criterios adicionales y adecuarlos a la realidad local.

Te puede interesar: Regreso a clases con barbijo y aulas burbujas

La propuesta prevé dos momentos: la primera, previa a la apertura de los establecimientos para garantizar las condiciones sanitarias necesarias, y la segunda contempla el accionar cuando los establecimientos estén en funcionamiento.

Antes de abrir las puertas

  • Capacitar a todo el personal docente y no docente, así como preparar a las familias a través de una campaña en las cuestiones sanitarias básicas relacionadas con COVID-19 y la reapertura de las aulas.
  • Articular a las escuelas con el sistema local de atención de salud.
  • Desarrollar un plan de mantenimiento preventivo de las instalaciones.
  • Asegurarse de contar con los insumos necesarios (elementos, materiales, equipamiento, mobiliario) según protocolo vigente.
  • Debe asegurarse el acceso a agua potable, jabón, toallas de papel descartables y cestos de basura.
  • Se debe garantizar provisión de alcohol en gel, o alcohol 70°, en todas las instalaciones.
  • Adecuar las aulas y espacios comunes para lograr el distanciamiento físico necesario.
  • Determinar la cantidad y disposición de estudiantes y la alternancia horaria y diaria para la asistencia.
  • Colocar la señalética adecuada.

Una vez abiertas las puertas

  • Establecer protocolos de ingreso y egreso de los establecimientos.
  • Diseñar protocolos de uso de transporte público y escolar escalonado y que aseguren las condiciones sanitarias básicas para el traslado.
  • Mantener en todo momento el distanciamiento social de 2 metros; en recintos con los alumnos sentados -con tapabocas- será de 1,5 metros para nivel primario en adelante.
  • Cumplir con los protocolos ante la confirmación de un caso o de un contacto estrecho con caso confirmado de cualquier persona que haya estado en el establecimiento educativo.
  • Desarrollar estrategias para que quienes no puedan asistir a la escuela en las instancias presenciales puedan continuarlas en condiciones de mayor equidad posible de manera virtual.
  • Será obligatorio el uso correcto de un tapabocas casero que cubra boca, nariz y mentón.
  • Determinar acciones para el personal y estudiantes en condiciones de riesgo, que no puedan asistir a las instituciones, que garanticen el derecho al trabajo y a la educación.
  • No se realizarán eventos o reuniones dentro de los establecimientos.
  • Mantener ventilación natural en todas las instalaciones.
  • Realizar limpieza y desinfección constantes, especialmente en zonas de mayor contacto y circulación, y con cada cambio de turno.
  • Si se detecta un caso confirmado o sospechoso se suspenderán las clases por un día para realizar desinfección exhaustiva.

Compartí la nota