Repudian un insólito caso de violencia institucional hacia Ivanna Aguilera

Ocurrió el pasado 29 de marzo, cuando la policía de Córdoba demoró a Ivanna Aguilera en el control policial del puente Maipú, alrededor de la 1 de la mañana. Los motivos para hacerlo prescribieron hace años.

Ivanna Aguilera, expresidenta de Devenir Diverse y coordinadora del Área de trabajo con la comunidad trans, travesti y no binarie de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la UNC, fue violentada el pasado 29 de marzo por cuestiones de género. Durante la madrugada, la Policía de Córdoba la demoró en el puente Maipú, cuando se dirigida en un taxi a su casa. Las fuerzas de seguridad aludieron a que tenía una orden de captura desde 1988. La misma se fundaba en el artículo 19 del ya derogado Código de Contravenciones, por no llevar “vestimenta acorde al género”.

Este artículo fue derogado en 1994, tras intensas movilizaciones de organizaciones activistas, de las cuales Ivanna formó parte. Durante más de tres horas, Ivanna fue demorada en plena calle sin recibir información sobre los motivos del hecho en cuestión. Al llegar a la Unidad Judicial 1, la dejaron en libertad con una advertencia: que fuera ella quien acuda a pedir el cese de esa orden.

Dicha orden no solo es antigua en el tiempo, sino que está basada en una norma derogada hace más de 20 años. La misma violaba los derechos a la identidad de género.

Te puede interesar: “Fútbol femenino en Córdoba: ¿Sólo una obligación?”

El error, a cargo de la perjudicada

Tras ser liberada, Ivanna quedó librada a su suerte, en un horario y lugar en donde le era imposible retornar a su hogar de manera segura. Días después, en los tribunales penales de Córdoba -juzgado de control n°6-, tuvo que tramitar un pedido de cese de esa orden de captura. Esto fue así luego de que en la Unidad Judicial le habían advertido de que podría volver a quedar demorada. Incluso, se le dijo que podría ser detenida si no “solucionaba” ella misma ese asunto.

La orden judicial de cese de la medida fue finalmente librada por el juzgado de control a la policía de Córdoba. Para ello, se fundaron solamente en el “transcurso del tiempo”. Esto quiere decir que no se tuvo en cuenta el tipo de norma que impulsaba esa orden de captura. Desde las organizaciones denunciantes, expresaron su repudio frente al accionar policial, el cual no consideran un mero “error del sistema”.

Compartí la nota