Actualidad

¿Y si hablamos de suicidio?

¿Cuánto hablamos sobre suicidio? ¿Debemos hablar del suicidio? La muerte como tabú, la pandemia, el encierro y la pérdida de nuestras rutinas tal como las conocíamos afectan a nuestra salud mental. Hablemos un poco de eso. Por Juan Maldonado En noviembre del año pasado, Boca le ganaba 2 a 0 a Newell 's en una […]

🕒  4 minutos de lectura

 | 

¿Cuánto hablamos sobre suicidio? ¿Debemos hablar del suicidio? La muerte como tabú, la pandemia, el encierro y la pérdida de nuestras rutinas tal como las conocíamos afectan a nuestra salud mental. Hablemos un poco de eso.

Ilustración: @pefi

Por Juan Maldonado

En noviembre del año pasado, Boca le ganaba 2 a 0 a Newell 's en una jornada de gran impacto tras la muerte de Diego Armando Maradona, quien, además, fue ídolo en ambos clubes. Sin embargo, la atención se la llevó el cordobés Ramón Wanchope Ábila, delantero xeneize, quien en el post partido habló del suicidio.

El jugador explicó que su hermano se quitó la vida en su casa durante la pandemia. El motivo fue una depresión que “nunca avisó” y su familia nunca alertó. “El encierro a la gente la pone mal, el desespero de no tener para comer la pone mal, las adicciones las pone mal. Este fue un caso”, expresó ante las cámaras.

En este sentido, esta semana, Emiliano Cabrera de 27 años se quitó la vida. A principios de julio, Williams Martínez atravesó la misma situación. Ambos jugadores de fútbol oriundos de Uruguay.

Para nuestra sociedad la muerte es un tabú y puntualmente del suicidio no se habla. Puede ser por miedo a la reproducción e imitación de casos, puede ser porque las estadísticas nunca referirán a un buen momento socioeconómico o porque no se le da lugar a la psicología en las políticas de Estado.

Para la Lic. en Psicología Eugenia López, “debemos erradicar la idea de que hablar de suicidio quiere decir que estamos incitando o generando la idea en otra persona”. En la mayoría de los casos, la decisión se toma en respuesta a una crisis y “sin contar con las herramientas para poder atravesarla en ese momento”.

Durante la pandemia el desempleo, el aislamiento social, la ansiedad, entre otros factores, fueron el causante de muchas muertes en todo el mundo. En Japón, por ejemplo, el Gobierno exhibió esta semana que el suicidio cobró más vidas en octubre que el Covid-19 durante todo el año.

Japón cuenta con una de las tazas de suicidio más grandes del mundo pero permite dialogar sobre ello al publicar estadísticas y razones por las cuales las personas deciden terminar con sus vidas.

En nuestra sociedad existe el mito de que las personas no van a hablar de sus sentimientos respecto al suicidio. “Esto es completamente erróneo porque una de las mejores formas de prevenir es hablando del tema y también conociendo cuáles pueden ser indicadores o factores de riesgo que lleven a esa situación a las personas”, aclara la licenciada.

Te puede interesar: ONU Mujeres y Twitter contra la violencia de género.

¿Es posible detectar un caso sin diálogo? Si. En la gran mayoría de los casos “existen comportamientos o señales de alerta. Por ejemplo, si esa persona se aísla de familiares y amigos, si tiene cambios bruscos en su personalidad, la pérdida de interés en actividades que realizaba o si estamos frente a un caso de adicción de cualquier tipo”.

El encierro producto de la pandemia, llevó de manera forzada al aislamiento de los y las ciudadanas. Además, los cambios en los hábitos de sueño, el impedimento para realizar sus rutinas y la pereza para llevarlas a cabo en casa fomenta estos comportamientos de los que habla Eugenia.

Que detectemos alguno de estos factores mencionados no quiere decir que estemos ante una persona suicida. Sólo debe ponernos en situación de diálogo y acompañamiento para poder identificar si esos cambios se incrementan y, de ser así, solicitar ayuda profesional.

Es importante entender que en la decisión de quitarse la vida existe cierta disociación entre la persona y sus vínculos o entorno.

Por lo general, las altas tasas de suicidios son de jóvenes que tal vez son subestimados o subvalorados por la sociedad al no darles ciertos espacios de diálogo o de construcción para integrarlos, resolver conflictos - propios y ajenos - y hacerlos partícipes de una vida en comunidad.

Desde las carátulas judiciales de un caso hasta la ausencia del Estado en políticas de salud mental, se construye una representación del tema como "tabú" y cierra las puertas a las discusiones y debates entorno a la problemática. Los pactos de silencio pueden producir cierta inhibición o invisibilización de los receptores que necesitan captar mensajes de ayuda.

El director de Políticas Sociales en Adicciones de la Municipalidad de Córdoba, Lucas Torrice, coincide en que “es necesario un abordaje integral, territorial y comunitario que pueda abordar problemáticas complejas. Entre ellas el consumo, la violencia, las autolesiones o el suicidio”.

En ese sentido, expresa que “necesitamos crear mecanismos integrales y transversales en todo el sistema de salud, el sistema educativo, las organizaciones sociales y la presencia en territorio. Se trata de acercar herramientas. De lo que se trata es de habilitar sueños”.

Por último, la licenciada aclara que es posible prevenir el suicidio. “Se puede prevenir hablando del tema sin miedo, acompañando a la persona, no estigmatizando y no subestimando”.

Líneas de ayuda y prevención

Si vos o algún familiar o allegado está atravesando una crisis emocional de cualquier tipo, puede comunicarse con el Programa Provincial de Prevención del Suicidio.

El programa cuenta con un equipo interdisciplinario de asesoramiento, contención y acompañamiento. Más información aquí.

Además, existe la línea gratuita 135.
Secretaría de Salud Mental: prevenció[email protected]

Juan Martín Maldonado

Soy el community manager de la Coope. Me recibí de Lic. en Comunicación Social pero mi escuela fue ER. La montaña es mi hogar, el trail running mi mayor compañero.
Ver más notas
Enterate acá
Enterate acá

Relacionado

Enterate acá

Más de lo último