Viviana Canosa: contradictorio como feminismo individualista

A propósito de los dichos de la comunicadora en televisión, asegurando que los hombres también sufren violencia y que ella no necesita del Estado para empoderarse, hablemos de Estado, feminismos y clase.

Ilustración Stefanía González

Por Agustina Bortolon y Emi Urouro

El feminismo es un movimiento amplio, heterogéneo, formado por diferentes teorías y prácticas, pero si en algo coinciden las diferentes ramas, es que la sororidad y la acción colectiva motorizan los cambios. 

Sobre este punto, la antropóloga Rita Segato, en diálogo con la Izquierda diario, expresó: “Nuestro movimiento se ha construido a lo largo de 70 años. Tenemos intensos debates, que muy lejos de dividir solidifican, donde hay debate hay inteligencia. Un movimiento sin diferencias es muerto, nuestro movimiento es vivo, nos entusiasmamos y nos enojamos“.

Como era de esperarse, el 8M marcó la agenda mediática. Y como era de esperarse, ciertos discursos – que reflejan falta de información y/o malicia intencionada- quisieron denostar la movilización anual de mujeres y diversidades.

Viviana Canosa comentó en A24, un medio con alcance nacional: “Yo no necesito que ningún Presidente, que ninguna ministra, que ningún compañero de cualquier color me empodere. Yo me empodero porque me siento libre”.

No sorprende que esta comunicadora se expresa en esa línea, su postura es conocida públicamente, pero aún así, genera indignación y respuestas, como la que dio Rosario Ayerdi, otra comunicadora que se encontraba en el programa:

“Está buenisimo que Viviana no necesite del Estado, de nadie que la empodere, pero hay mucha gente que necesita del Estado, las mujeres sufrimos violencia, las mujeres sufrimos desigualdad”.

Te puede interesar: Las vecinas de VUDAS fueron distinguidas como ‘defensoras ambientales de nuestro país’

Y el contrataque punzante de Canosa: “¿Los hombres no sufren?”. Desconociendo que la violencia de género nos arrebata a una amiga, hermana, vecina, compañera, todos los días, repitió esa frase que nada tiene que ver con la problemática estructural que atraviesan mujeres y diversidades diariamente.

Los datos son claves para refutar esa mirada liviana que tienen Viviana y demás comunicadores que aún no comprenden- quieren comprender; les interesa comprender- la magnitud de este flagelo social.

Según el Observatorio Nacional MuMaLa  “Mujeres, Disidencias, Derechos” desde el 1ro de Enero de 2021 al 8 de marzo se registraron 78 Muertes violentas de mujeres, travestis y trans y lesbianas, en Argentina.

Movilización 8M 2021. PH: Dana Alejandra de Elia

De esa cifra, 54 son femicidios, femicidios vinculados y trans- travesticidios confirmados, es decir, 1 cada 29 horas.

Entonces, si la violencia de género es una problemática social, es sumamente contradictoria fomentar un feminismo individualista, el “yo me salvo sola, yo puedo porque trabajo más que las otras”, y demás.

No hemos conseguido frenar la violencia contra las mujeres ni que los números permaneciesen iguales. Hay grandes victorias por un lado y por el otro no hemos llegado a destino. Quizás porque cuando lleguemos a destino ahí toda la sociedad, la vida va a cambiar; ahí cambia la historia”, comentó Segato ayer,  l recibir el título de Doctora Honoris Causa de la Universidad Nacional de Cuyo.

Mensaje para varios comunicadores y comunicadoras ¿no?

La académica sostiene que sólo las luchas feministas son capaces de encaminar la historia en otra dirección, en la de otras formas de felicidad, otras metas de bienestar, otras formas de comprender la política. 

Pero para entender un poco los motivos y las consecuencias de estas frases, que para ser sinceras, no creemos que sean lanzadas sin medir el impacto, es clave hablar del feminismo como movimiento social.

Te peude interesar: Para la Justicia, filmar sin consentimiento es violencia de género

Los procesos disruptivos a lo largo de la historia no surgen por sí sólos como una maquinaria anómica, sino que están impulsados y encabezados por sujetos que tienen posiciones en el campo social y constantemente están disputando capital. Si acercamos el foco al feminismo, también nos encontramos con diversas posiciones, posturas y luchas, con la clase como eje transversal a las mismas. 

Movilización 8M 2021. PH: Dana Alejandra de Elia

En ese sentido, históricamente el movimiento feminista se ha gestado como plural, interseccional, crítico; que se redefine acorde a las demandas y los desafíos ligados al contexto que atraviesa, no obstante bajo ciertas premisas comunes, matizadas: la lucha contra la desigualdad y la violencia de género, el derecho a una sexualidad libre, la maternidad deseada, la emancipación de los cuerpos, el derecho al aborto, que la genitalidad no defina el género, entre otras. 

Asimismo, atraviesa fundamentalmente dos procesos; el individual, donde cada persona desde su singularidad percibe situaciones o se moviliza con cuestiones que considera injustas y posteriormente, un proceso colectivo cuando esas personas se van identificando entre sí, con la prepotencia y la voluntad para actuar en conjunto frente a aquellas prohibiciones y exclusiones latentes en el sistema.

Obviamente el feminismo no es un colectivo homogéneo y tanto en su universalidad como en sus particularidades se reinventa continuamente, por lo que es más atinado hablar de “los feminismos”.

A su vez, los feminismos son transversales a todos los ámbitos e instituciones de la esfera social, desde la familia hasta las leyes, la escuela, la economía, la política, etc; obviamente con sus particularidades en cada uno de esos ámbitos.

En relación a los espacios en disputa, Segato señala que: “Nuestros enemigos no son los hombres, sino el orden político patriarcal. Hay mujeres que están tan obsesionadas por adquirir poder como cualquier hombre, y esa obsesión es patriarcal. No basta con ser mujer para estar dentro de una política feminista, es necesario tener conciencia de qué es el poder como meta”.  (Palabra Pública. 2019)

¿Viviana es un agente funcional al sistema patriarcal? ¿Su deseo de poder responde a los mecanismos que oprimen a mujeres y diversidades? Pareciera ser que si. 

Movilización 8M 2021. PH: Dana Alejandra de Elia

Ahora bien, el Estado entendido como una construcción histórica y social, en nuestra sociedad inevitablemente guarda una cierta centralidad como interlocutor de las demandas colectivas. 

En ese sentido, las cuestiones inherentes al género tienen un lugar en la agenda política -muchas veces insuficiente- que ha sido y es impulsado por los movimientos feministas y el feminismo institucional. Entonces, el Estado como una compleja matriz de sujetos que interactúan, y mediante la figura de gobierno aúnan por gestionar las demandas que surgen en la sociedad civil; siendo también los medios de comunicación partícipes protagonistas en esta dinámica de ubicar las problemáticas de género en el ámbito público, a partir de la sensibilización social. 

Con todo esto, y volviendo a los dichos de Viviana Canosa, es importante destacar que como comunicadora también tiene una responsabilidad y no es para nada inocente que se posicione en televisión enunciándose como una mujer que “se empodera sola, sin ayuda del Estado”.

A lo anterior, sumó con total seguridad que “los hombres también sufren violencia”; abstrayéndose completamente de la realidad histórica y actual, donde las mujeres e identidades feminizadas mueren a manos de la violencia machista a diario, constituyendo un problema de enormes dimensiones. 

Causar polémica a costa de reproducir falacias sólo genera más violencia, y esconde un claro objetivo: coquetear con los poderes más rancios, multiplicando ideas machistas, retrógradas y peligrosas que buscan la adhesión del público, negando las disputas y luchas conquistadas y por conquistar de los movimientos feministas, discursos que lejos están de ser “políticamente incorrectos”, y guardan una intencionalidad muy clara e impetuosa.

Compartí la nota