Punilla: advierten sobre proyectos inmobiliarios en zonas quemadas

Vecinos y vecinas de Villa Carlos Paz y Santa Cruz del Lago denuncian desmontes en áreas protegidas. Además, alertaron sobre aperturas de caminos y colocación de caños sin las autorizaciones correspondientes.

Fuente La Voz del Interior. 20 de enero.

Silvia Orecchia, habitante de Santa Cruz del Lago, advirtió sobre actividades atípicas que pueden relacionarse con proyectos inmobiliarios.

Vale resaltar que estas vecinas y vecinos cuentan con el apoyo de la Coordinadora Ambiental y Cultural de Punilla, para visibilizar su reclamo.

La entrevistada nos informó que el 19 de enero, un grupo de vecinos que vive en lo que se denomina barrio Valle Azul, se dieron cuenta de que había un movimiento inusual en un predio que había sido afectado por los incendios durante el invierno del 2020.

En ese momento, definieron darle aviso a la Municipalidad. Ante esa medida, Inspectoría General se acercó al predio y pidió las autorizaciones para la obra que estaban realizando.

Fue así como constataron que se estaban abriendo caminos y haciendo conexiones de agua de manera informal. Es decir, que ni la cooperativa de agua ni la Municipalidad estaba abasteciendo ese servicio.

Fuente La Voz del Interior. 20 de enero.

También descubrieron que faltaban las autorizaciones, por lo tanto, se clausuró la obra, se hizo una acta y se citó a los propietarios para que regularicen estas situaciones.

Las y los vecinos, dieron aviso a la Policía Ambiental, que confirmaron que la realización de actividades de infraestructura no estaban permitidas. Por lo tanto, hasta que ellos no notifiquen a los propietarios que pueden volver a trabajar, no pueden continuar.

¿Por qué preocupan estos trabajos? Porque se están llevando a cabo sobre territorios que han sido victimas de los fuegos, de los incendios en el invierno y que están completamente quemados.

La entrevistada explicó que los arboles tenían una altura de 1 metro y medio. Además, desde la raíz, desde la tierra, ya están brotando y llegan a unos 50 cm las nuevas ramitas de cada Espinillo, de cada planta. Lo que se llama el “sotomonte” que son los denominados yuyos, esos ya están crecidos y restablecidos, en proceso de sanarse.

“Lo que hemos visto, las fotos que nos llegaron del primer día, es un proyecto que aparentemente es un loteo. Se han abierto calles y se han hecho conexiones de agua irregulares”, dijo Orecchia.

Quienes viven cerca del predio han observado recientemente el ingreso de maquinarias para romper piedra y desmontar. Y recordó que cuando se hicieron las actas, estos instrumentos, que pertenecen a una empresa contratada, fueron removidos del lugar.

“Esas maquinarias volvieron a ingresar, el predio tiene una superficie de alrededor de 200 hectáreas, por lo tanto, desde la calle no se ve la actividad. Pero si yo entro una pala a mi casa es para hacer un pozo manual, en cambio, si ingreso una pala mecánica o una moto niveladora, no es para plantar un plantin. Esa es la preocupación de estos vecinos que volvieron a ver ingresar esas maquinarias”, ejemplificó Silvia.

Fuente La Voz del Interior. 20 de enero.

La zona en cuestión se encuentra dentro de áreas protegidas

El predio se ubica en dos lugares que pueden considerarse protegidos. Está dentro -siguiendo a la ley de bosques- de lo que se denomina “Zona Amarilla” de bosque nativo, es decir, contempla en su interior flora y fauna autóctona, que está mezclada con otras especies exóticas:

” Y que por lo tanto debe ser trabajada e intervenida por la mano humana con mucha precaución. Entonces para que esas precauciones sean reales, la Provincia dispone de un sistema que implica lo que se llama un ‘Estudio de Impacto Ambiental’ (EIA)”.

En relación al punto anterior, la vecina explicó que la persona que desea realizar una intervención en esos terrenos debe contratar a profesionales que investiguen cual va a ser el prejuicio y el beneficio de esa obra sobre ese territorio.

¿Cómo debería seguir el proceso? Ese estudio se presenta ante la Secretaría de Medio Ambiente, que define si lo acepta o no para seguir siendo estudiado, y luego realiza el “llamado a la audiencia pública” para toda la ciudadanía que este involucrada en ese proyecto. Recién entonces, la secretaría se expide sobre el tema.

“Creemos que al EIA todavía no lo han iniciado los propietarios porque no hay en la Secretaria de Ambiente nada sobre esa zona”, contó Silvia.

Por último, la vecina de Santa Cruz del Lago, recordó que el área en cuestión está protegida por la Ley Nacional que establece que los territorios que han sido víctimas de incendios no pueden ser cambiados en el uso del suelo. “Esto significa que si es un área rural no se puede convertir en una zona urbana, y eso es lo que ocurre en este predio”, concluyó la entrevistada.

Compartí la nota