El Movimiento Antinuclear rechaza la instalación de la cuarta central en Argentina

El Movimiento Antinuclear rechaza la instalación de la cuarta central en Argentina

A través de un comunicado de prensa, el Movimiento Antinuclear de la República Argentina  (MARA) manifestó su “enérgico rechazo al anuncio del Gobierno sobre la inminente firma del acuerdo definitivo con China para construir la cuarta central nuclear de potencia en la provincia de Buenos Aires, a 100 Km. del mayor conglomerado urbano del país”. 

Junto al Movimiento, se sumaron cientos de organizaciones ambientales, asambleas vecinales, comunidades y ciudadanos autoconvocados.

“REPUDIAMOS que semejante decisión sea tomada de manera inconsulta y arbitraria y exigimos el comienzo de un profundo debate democrático sobre la continuidad del plan nuclear argentino diseñado en tiempos de dictadura militar”, expresaron en el comunicado. En este marco, indicaron que se trata de un proceso ilegal por la falta de estudio de impacto ambiental y su correspondiente audiencia pública, tal como manifesto días atrás FUNAM. 

Por otro lado, alertaron de que esta central nuclear es un modelo de tercera generación (Hualong One) de tecnología experimental sin reactores en funcionamiento. “Nos transformarían en los cobayos nucleares de China”, señalaron.

Además, denunciaron que la es un “sinsentido energético y que los altísimos costos constructivos serán subsidiados por el pueblo argentino, cargando sobre nuestras espaldas el préstamo del gobierno chino” que podría ser reemplazado con fuentes renovables y limpias por un tercio del costo.

CHERNOBYL nos recuerda en estos días que un desastre nuclear es la condena de muerte para las poblaciones y los territorios. El ex subsecretario de energía nuclear de la nación, Julián Gadano, reconoció en 2017 que de producirse un accidente nuclear “nos moriríamos de hambre, porque no podríamos vender alimentos a nadie”. Tres centrales nucleares juntas a 100 Km. de Capital Federal y a 80 Km. de Uruguay conforman un Chernobyl en potencia”, advierte el mensaje de MARA.

En 2017, las organizaciones sociales y ambientales de la Patagonia impidieron la instalación de una central nuclear en dicha región y consiguieron una ley de prohibición para las plantas nucleares en Río Negro.

Desde el Movimiento Antinuclear de la República Argentina invitaron a toda la comunidad a sumarse al rechazo de este proyecto. “Quedarse al margen es inmoral. Nos declaramos en estado de ALERTA Y MOVILIZACIÓN dada la manifiesta decisión del gobierno de avanzar con el proyecto nuclear“, concluyeron los miembros de MARA.

 

×