FUNAM rechaza la instalación de otra central nuclear en Argentina

FUNAM rechaza la instalación de otra central nuclear en Argentina

El Gobierno nacional avanza en un convenio con China para la construcción de Atucha 3, en la provincia de Buenos Aires. Desde FUNAM señalaron que aún no existen los estudios previos ni tampoco hubo audiencia pública. Por eso, si Mauricio Macri firma contrato con el país asiático “debe ser denunciado ante la Justicia”. 

El Dr. Raúl Montenegro, presidente de la Fundación para la Defensa del Ambiente (FUNAM), advirtió que “si Mauricio Macri firma contrato con China para construir un nuevo reactor nuclear en Argentina la operación sería ilegal e inválida“. Esto se debe a que todavía no hubo previamente un estudio de impacto ambiental ni su correspondiente audiencia pública para obtener licencia social. 

Es inconcebible que el presidente Mauricio Macri vaya a violar con tanta impunidad la Ley Nacional de Ambiente y la legislación de la provincia de Buenos Aires, y que le importe tan poco la seguridad de millones de Argentinos” señaló Montenegro. En este sentido, indicó que si el Gobierno firma contrato con China “debe ser denunciado ante la Justicia”. 

Según detalló el biólogo, tanto el Gobierno actual como anteriores, nunca prepararon a la población para un accidente nuclear que conozca los riesgos reales y cualquiera de las centrales nucleares que hay en Argentina podría sufrir un accidente nuclear nivel 7 en la escala internacional del INES. “Se limitan a hacer simulacros de accidente leves”, enfatizó. 

Te puede interesar: El viernes estrenarán el documental “Fuera Porta: Un Grito de Lucha”. 

“Nunca le explicaron a la sociedad que en materia de radiación ionizante –la radiación que desprenden los materiales radiactivos naturales y los artificiales creados en los reactores, y hasta la radiación cósmica procedente del espacio- no hay ningún nivel de dosis inofensivo”, explica. Y agrega: “no hay ningún valor de radiación ionizante que sea seguro. Hasta las descargas rutinarias de Embalse y Atucha I representan un riesgo“. 

Por su parte, a través de un documento que difundió FUNAM, recordaron que en 2011 la ONG creo un Plan Ciudadano para enfrentar eventos nucleares. Además, hicieron mención sobre el accidente nuclear en el año 83 en Buenos Aires con el reactor nuclear de investigación RA-2 del Centro Atómico Constituyentes, que le costó la vida a un operador y otras 17 personas que recibieron radiación Gamma.

Para concluir, Montenegro indicó que la firma del contrato para la construcción de un reactor nuclear chino “que seguramente sería un Hualong One a uranio enriquecido no es solamente ilegal sino también una bofetada a la sociedad, pues se haría sin licencia social y con un reactor chino prácticamente experimental. Todos seríamos conejillos de Indias”.