8M: trabajadoras que luchan y lo seguirán haciendo

En este 8 de marzo, transitamos un recorrido por distintos colectivos de mujeres cuya lucha es diaria. No nos quedemos en una efeméride, la lucha por nuestros derechos es todos los días.

Comunidades indígenas, trabajadoras domésticas, mujeres trans y diversidades, mujeres trabajadoras, con discapacidad y también víctimas de violencia. Todas esas mujeres, y muchas más, tienen algo en común: la búsqueda incesante de la igualdad de derechos en el ámbito laboral

Vayamos por partes, porque cabe destinar al menos unas líneas a cada situación, a cada lucha que mencionamos en notas anteriores, a cada grupo de mujeres. Este 8M, paramos y marchamos una vez más por las que ya no están, por las que aún estamos y queremos que dejen de matarnos, que dejen de arrebatarnos derechos, que nos respeten y por las que vendrán.

Las compañeras del Polo de la Mujer, que denuncian sistemáticamente su propia precarización laboral, siguen en la misma situación. En 2020, la violencia de género aumentó, pero sus salarios y recursos no lo hicieron.

“Somos nosotras quienes nos quebramos, nos destrozamos con los femicidios de Gabriela, Ivana, Nilda, Melisa, Liliana, Miriam, Emilse, Ivana. Porque son decenas las jóvenes y mujeres que atendemos con situaciones similares a diario, y sabemos que al irse del polo continúan expuestas a las violencias”, denunciaron en un comunicado.

Te puede interesar: “Violencia de género y femicidios: ¿Y si reformamos la Justicia?”

¿Qué esta pasando en nuestro sistema de Justicia? ¿Cuándo vamos a dejar de llamar, denunciar y asistir a las comisarías sin recibir respuesta? Hasta el 28 de febrero del 2021, lamentamos 69 muertes violentas de mujeres, travestis y trans en la Argentina: 47 son femicidios. Algo que llama la atención es el aumento en el porcentaje de denuncias previas: pasó de un 20% a un 29%.

Los femicidios no paran: movilización por Úrsula
Justicia por Úrsula Bahillo, asesinada el 8 de febrero de este año, a pesar de las múltiples denuncias contra su ex novio

Ante la especulación inmobiliaria, respondemos desde el feminismo

Un suceso que recibió gran difusión en los medios el año pasado fue la toma de tierras en Guernica. Erróneamente, los medios hegemónicos decidieron contar qué estaba pasando pero no por qué. Dentro del análisis que El Resaltador hizo al respecto, decidimos dar voz a las jefas de hogar, quienes luchan por la tierra en donde viven y trabajan.

Estamos ante un diseño de las ciudades que no es azaroso, sino que se basa en lógicas patriarcales carentes de perspectiva de género. Es por ello que el urbanismo feminista surge como una respuesta a esta problemática.

Feminismo y antiespecismo como caras de una misma moneda

¿Por qué el feminismo debe ser antiespecista? De la mano de Natalia Paesky -más conocida como Feminati– encontramos la relación entre machismo, antiespecismo y feminismo. Tanto el machismo como el especismo operan desde el mismo lugar de superioridad: el primero frente a mujeres y disidencias, el segundo respecto a una u otra especie.

De esta manera, pensar un feminismo desde el especismo resulta contradictorio, dado que este último -junto al machismo- reproducen formas de discriminación e injusticia. “Ver cuerpos como objetos de consumo es, sin lugar a dudas, patriarcal”, afirma Feminati en su nota sobre el tema.

La doble dificultad de ser mujer y discapacitada

Para pensar y re pensar sobre discapacidad y feminismo, nos nutrimos tanto de la Mesa de Trabajo en Discapacidad y Derechos Humanos de Córdoba como de “Maldita Lisiada”, el libro de María Florencia Santillán.

La discriminación por discapacidad se le suma a otras tantas formas de violencia que sufrimos las mujeres. La maternidad, la sexualidad, las profesiones son algunas de las aristas más cuestionadas en este sentido.

Aquí confluyen dos factores que hacen a las mujeres con discapacidad más vulnerables aún: la dificultad para acceder a un trabajo formal les imposibilita tener independencia económica, para así abandonar los lugares en donde son violentadas constantemente.

Una herramienta para orientarnos sobre estos temas es el libro “Maldita Lisiada”, escrito por María Florencia Santillán. Su obra se compone de relatos sobre la vida de una mujer con discapacidad, que junto a su silla de ruedas vive en un mundo hostil y poco inclusivo.

Mirá acá el informe completo que hizo El Resaltador sobre discapacidad.

Mujeres en ciencia y periodismo: dos ámbitos regidos por el machismo

Desde 2015, el 22 de diciembre de conmemora como el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Se trata de una efeméride que busca reconocer el rol crítico que juegan las mujeres y las niñas en la ciencia y la tecnología.

A su vez, esta fecha busca promover el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mismas.

Por otra parte, nos toca luchar por la realidad que vivimos las trabajadoras de prensa, las cuales en el 71% de los casos tenemos jefes varones según FOPEA. Asimismo el 76% de los integrantes de la mesa directiva del medio donde trabajan son varones y solo el 12% de las periodistas encuestadas por FOPEA ocupa un cargo de decisión (dirección, gerencia o jefatura).

Trabajo doméstico, trabajo vulnerable y precarizado

El trabajo doméstico antes y durante la pandemia se ha configurado como un ámbito en el que las mujeres sufren diversas vulneraciones. Dos ejemplos abordados por este medio fueron las condiciones laborales de las trabajadoras domésticas en pandemia, así como también casos de clasismo como el canje por redes sociales que hizo Reina Reech.

Así, cabe alertar sobre lo que está pasando entorno a este tema: 3 de cada 4 trabajadoras domésticas no están registradas, por lo tanto, no acceden a derechos laborales ni protección social. Durante la pandemia, más que nada al inicio de la misma, muchas trabajadoras de este rubro tuvieron que permanecer en sus casas por el aislamiento, pero sin poder acceder a su sueldo.

Otras tantas, dedicadas a las tareas de cuidado, no tuvieron más opción que ceder ante jornadas más extensas, dado que las escuelas y otras instituciones estaban cerradas. Ni hablar de su exposición ante el virus, dado que en muchas oportunidades no contaron con los elementos de bio seguridad correspondientes.

Entre tantas malas, una conquista del colectivo trans

Hace un poco más de un mes, la ministra Elizabeth Gómez Alcorta anunció la puesta en marcha del Registro de Anotación Voluntaria de Personas Travestis, Transexuales y Transgénero para aspirantes a ingresar al sector público nacional en cargos laborales. El mismo no es de carácter obligatorio, ni excluyente, pero representa un avance hacia el cupo laboral trans.

El objetivo del registro lanzado es promover la transparencia en el acceso al cupo laboral trans. Recordamos que mediante el decreto 721/2020, al menos el 1% de la totalidad de cargos y contratos deben destinarse a personas transgénero, travestis o transexuales.

La deuda también es con las mujeres indígenas

Como ya hemos mencionado respecto a otros grupos de mujeres en esta nota, la vulneración de derechos hacia las mujeres indígenas no es una problemática que haya nacido con la pandemia. Desde hace ya mucho tiempo, estas mujeres conviven con la falta de acceso a recursos básicos, la violencia por parte de las fuerzas policiales, entre otras cuestiones.

En muchas comunidades indígenas, la denuncia principal es la siguiente: cuando hay una emergencia notoria en sus pueblos, el Estado actúa y soluciona con un parche una problemática que es más bien de fondo. De este modo, hay que llegar a los límites para encontrar soluciones parciales.

El 8M paramos y marchamos

El próximo lunes 8 de marzo, marchamos en Córdoba y en todo el país. Una de las principales consignas estará signada por el grito de “Ni una Menos”. En Córdoba, la marcha será desde Colón y Cañada a las 17, en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

La convocatoria se hará bajo las siguientes consignas:

  • Ni Una Menos: ¡basta de femicidios, travesticidios y transfemicidios!
  • El Estado y los gobiernos son responsables. Renuncia de Claudia Martínez ya.
  • Presupuesto inmediato para políticas públicas efectivas que enfrenten la violencia machista. ¡No al pago de la deuda!
  • Justicia por Ivana, Emilse, Cecilia, Miriam, Eli y por todas y todxs lxs que nos faltan. Esclarecimiento de la muerte de Marcia Acuña. Perpetua a Galván y a todos los femicidas. Protección para Nora.
  • Basta de abuso sexual hacia las infancias y adolescencias. Basta de complicidad judicial con los abusadores. Cumplimiento efectivo de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.
  • ¿Dónde está el hijo de Gilda Morales?
  • Basta de impunidad y encubrimiento por parte del aparato represivo del Estado. ¡Fuera Berni!
  • ¡Abajo la justicia patriarcal! Destitución de los jueces y funcionarios que perpetúan la violencia machista.
  • Es Ley: ¡aplicación efectiva de la IVE sin objeciones! Separación de la Iglesia y el Estado.

Compartí la nota