El trabajo doméstico tercerizado no es canje

Las redes sociales en tiempos pandemia se han tornado un instrumento indispensable para mantener vínculos…pero también han sido espacios de intolerancia, violencia y clasismo.

Dulces Compañías, una empresa que terceriza el servicio de trabajadoras del hogar, niñeras y cuidadoras, y un personaje de la farándula, han abierto el debate por realizar canjes en Instagram.

Es común que mediante imágenes y videos, las figuras públicas compartan mensajes de agradeciento por bebidas, productos de belleza, tecnología…pero esta vez la coreógrafa Reina Reech filmó a una trabajadora doméstica mientras limpiaba su casa.

Con ese posteo, arrobó a la empresa y agradeció el servicio. Una persona no es un canje, y en este caso, es una trabajadora de unos de los sectores de la economía peor pago, parte de una empresa que terceriza el servicio.

Para profundizar el tema, recurrimos al informe presentado por el medio Ecofemenita “Las trabajadoras de servicio doméstico en Argentina“. El documento fue elaborado por EcoFemiData, el área de datos de la organización.

1 de cada 6 mujeres en Argentina trabaja en el sector de tareas domésticas y de cuidado en hogares particulares: casi 900 mil personas. Es decir, representan un 16% del total de ocupadas.

“Casi en su totalidad se trata de mujeres: la tasa de feminidad de la rama es del 98,5%. Le siguen Enseñanza y Servicios sociales y de salud, sectores que también se vinculan al trabajo reproductivo. Al mismo tiempo, es la ocupación más popular entre las mujeres”, explican desde el medio feminista especializado en economía.

Según el informe, la mitad de estas trabajadoras cobra menos de $8.000 en su ocupación principal. En promedio, perciben $120 por hora. Y resaltan que hay una amplia diferencia entre los ingresos que perciben las pocas trabajadoras que se encuentran registradas respecto de aquellas que no.

Ecofeminita destaca que mientras que un 36% de las personas asalariadas se encuentra en una relación informal, esta tasa es del 74,5% entre las trabajadoras de servicio doméstico, es decir, la más alta de todo el mercado de trabajo.

El relación al párrafo anterior, el informe sostiene que con esa informalidad se vulneran derechos laborales “como las vacaciones pagas, los aguinaldos, los días pagos en caso de enfermedad y la cobertura de salud mediante obra social”.

¿Conocerá Reina Reech el contexto en que desarrollan sus tareas estas trabajadoras? ¿Sabrá que más del 20% ha migrado de provincia y más del 10% proviene de un país limítrofe?

Las redes sociales, como dijimos al inicio de esta nota se han vuelto un instrumento indispensable para mantener vínculos…pero ciertos posteos reflejan falta de empatía y el desconocimiento de un trabajo históricamente precarizado.

×