17M: No a la homofobia, transfobia y bifobia

Desde 2004, el 17 de mayo se conmemora el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. La fecha coincide con el día en que la OMS dejó se considerar a la homosexualidad como enfermedad.

Hace 17 años que distintos países del mundo conmemoran el Día Internacional contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia. El 17 de mayo también coincide con el día en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) dejó de considerar a la homosexualidad como una enfermedad. Aunque pueda parecer obvio, este día se constituyó para reflexionar sobre cómo el colectivo LTBGIQ+ sigue siendo discriminado. A la vez, la efeméride invita a seguir luchando por los derechos de este colectivo.

Hasta ahora, este día se reconoce en más de 130 países, 37 de los cuales todavía consideran las manifestaciones de personas homosexuales como ilegales. Cabe recordar que la efeméride data de 2004, mientras que la decisión de la OMS sobre dejar de considerar a la homosexualidad como enfermedad se concretó el 17 de mayo de 1990. Aquel día, esta orientación sexual dejó de formar parte de la Clasificación Internacional de Enfermedades.

En Argentina, la lucha por los derechos de las personas LGTBIQ+ cobró fuerza en los 90, a partir del retorno a la democracia luego de la dictadura del ’76. Uno de los activistas que impulsó esta lucha fue Carlos Jáuregui, quien encabezó la primera marcha del Orgullo Gay Lésbico en Buenos Aires en 1992. Aquel día enunció la conocida frase: “En una sociedad que nos educa para la vergüenza el orgullo es una respuesta política”.

Jáuregui fue el primer presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), entre 1984 y 1987. Asimismo, fundó la asociación Gays por los Derechos Civiles, en 1991. Años después, en 1996, murió de SIDA. Desde ese entonces, la fecha de su muerte -el 20 de agosto- se estableció como el “Día del Activismo por la Diversidad Sexual”.

Te puede interesar: “La expulsaron de la LCF y ahora abrió una escuelita de fútbol”

El legado de Carlos Jáuregui: orgullo y lucha por los derechos de la  diversidad sexual - Unidiversidad - sitio de noticias UNCUYO
Carlos Jáuregui, activista LGTBIQ+

La legislación en favor de la comunidad LGTBIQ+

En Argentina, desde hace no mucho tiempo, existen diversas leyes que promueven un mayor acceso de la comunidad LGTBIQ+ a derechos ciertamente esenciales. Un ejemplo de ello es la Ley de Matrimonio Igualitario, aprobada el 15 de julio de 2010. La Ley 26.618 modificó el Código Civil argentino, avalando que el acceso al matrimonio no solo sea una posibilidad para las parejas heterosexuales y cis. Con esta ley, Argentina se convirtió en el primer país de América Latina en reconocer este derecho.

Asimismo, existe la Ley de identidad de Género (26.743) desde el 9 de mayo del 2012. Es la única en el mundo que garantiza el derecho a la identidad del colectivo trans: travestis, transexuales y transgéneros sin requisitos médicos ni psiquiátricos. A la vez, la Ley 26.743 garantiza la atención integral de la salud en el sistema público y privado, para acompañar el proceso identitario de cada una y cada uno.

Respecto a las dos leyes antes mencionadas, cabe destacar el trabajo de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGTB) para impulsar estas iniciativas.

Leyes en las que aún se trabaja

Para continuar luchando por los derechos de las diversidades, es necesario por ejemplo contar con una nueva ley de Actos Discriminatorios. En este sentido, la ley de penalización de actos discriminatorios (N° 23.592) fue sancionada en nuestro país en la década del 90. Es esta la que requiere una urgente actualización que incorpore una herramienta efectiva en la lucha contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género.

En cuanto al cupo laboral trans, si bien se ha avanzado en la implementación del mismo dentro de ciertos espacios, es urgente que se aplique en todos los ámbitos. El no poder acceder a un trabajo representa consecuencias graves para el colectivo travesti trans, estigmatizado por años y excluido del mercado laboral.

Compartí la nota