Trump: al borde del juicio político y de la posibilidad de no poder ejercer cargos públicos

El Congreso está listo para iniciar otro proceso judicial al actual presidente de los Estados Unidos. En este caso, es acusado tras el asalto al Capitolio la semana pasada.

Foto: JIM BOURG (REUTERS).

La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, dejó en claro este fin de semana que está listo el lanzamiento de un segundo proceso de juicio político contra Donald Trump. La situación podría darse en caso de que el mandatario no deje la Casa Blanca en los próximos días.

La toma del Capitolio por parte de seguidores y seguidoras del actual presidente el pasado miércoles podría iniciar una segunda acusación a un mismo jefe de Estado por primera vez en la historia.

La Cámara baja deberá pronunciarse hoy y mañana sobre una resolución que pide al vicepresidente Mike Pence y al gabinete que destituyan a Trump. Esto es posible si se invoca 25a enmienda de la Constitución, que les da autoridad para hacerlo.

“Para proteger nuestra Constitución y nuestra democracia, actuaremos con urgencia, porque este presidente representa una amenaza inminente para ambas”, añadió Pelosi, informó CNN.

Tras los pedidos de enjuiciar a Trump de los senadores republicanos Ben Sasse y Lisa Murkowski, el senador Pat Toomey afirmó ayer que una renuncia del presidente “sería el mejor camino”.

No te pierdas: La marea verde hace eco en Chile y se debatirá la despenalización del aborto.

El Congreso puede destituir a Trump

El Congreso es avalado por la Constitución para realizar este proceso contra cualquier funcionario del poder ejecutivo. Los legisladores pueden tomar esta vía si entienden que se cometió “traición, soborno u otros delitos graves y faltas”.

Primero, la Cámara vota sobre la posibilidad de un juicio político, como si se acusara a alguien en un caso penal. Si una mayoría simple de la Cámara vota a favor de presentar cargos, el Senado debe considerarlos de inmediato en un juicio.

Luego, la Cámara deberá procesar el caso y designar gerentes de juicio político para argumentar ante el Senado, que será “jurado”. En esa instancia, el presidente podría montar una defensa. El presidente de la Corte Suprema supervisa el juicio.

La condena llegaría si dos tercios de los y las senadoras presentes están de acuerdo. “Si los 100 senadores estuvieran sentados en el momento del juicio, eso significa que 17 republicanos tendrían que unirse a los demócratas para obtener una condena, un listón alto para superar”, aclara The New York Times.

No te pierdas: El entretenido resumen del 2020.

Trump podría quedar afuera de los cargos públicos en el futuro

En el caso de que el presidente fuera condenado, el Senado podría votar para prohibirle que vuelva a ocupar el cargo.

La Constitución indica que el propio Senado puede considerar “la descalificación para ocupar y disfrutar de cualquier cargo de honor, confianza o lucro en los Estados Unidos”.

Además, no hay obstrucciones legales que impidan una segunda acusación contra Trump.

No hay nada que impida una segunda acusación contra Trump. Solo tres presidentes estadounidenses han sido acusados, incluido Trump. Ninguno ha sido acusado dos veces.

Biden asume el 20, ¿hay tiempo para destituir a Trump?

Los juicios políticos suelen ser prolongados, cargados de audiencias, investigaciones y debate. Sin embargo, pueden consensuar y trabajar en cuestión de días.

Si desde el sector demócrata en conjunto con parte del ámbito republicano actúan, puede darse el juicio sin pasar por el Comité Judicial de la Cámara. “En este caso, dado que el Congreso recién está comenzando y los comités aún no se han formado, hacerlo puede ser la única opción práctica”, explica NYT.

Tan pronto como la Cámara vote para aprobar los artículos de juicio político, pueden transmitirlos de inmediato al Senado, que debe comenzar de inmediato un juicio.

Existe una teoría en la que se dice que la Cámara podría acusar a Trump y aferrarse a los artículos durante unos días para esperar hasta que los demócratas tomen el control del Senado, lo que ocurrirá después de que Biden preste juramento.

Trump podría ser juzgado como “expresidente”. La historia dice que en 1876 el secretario de guerra del presidente Ulysses S. Grant, fue acusado por la Cámara por corrupción. El Senado debió dar lugar al juicio.

El primer juicio político

Trump fue sometido a un juicio político en el Congreso, en diciembre de 2019 cuando fue acusado de presionar al gobierno de Ucrania para que investigara a Biden. Fue absuelto por el Senado, de mayoría republicana a inicios de 2020.

Fuente: The New York Times.