Santa Fe: Distribuyen misoprostol producido por un laboratorio público

Santa Fe: Distribuyen misoprostol producido por un laboratorio público

El misoprostol desarrollado por el Laboratorio Industrial Farmacéutico (LIF) estará disponible en centros de salud pública de la provincia de Santa Fe. El medicamento forma parte de la lista de los esenciales, según la Organización Mundial de la Salud, y es considerado uno de los más seguros para realizar un aborto farmacológico.

El medicamento se comenzó a producir en el LIF a principio de 2018 y ya pasó las pruebas requeridas para ser usado, se espera que Anmat autorice su distribución a nivel nacional. Cabe resaltar que es la primera producción pública de misoprostol de Argentina. Se va a distribuir de manera gratuita en su provincia de origen en formato oral y vaginal.

La expectativa de que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología apruebe su distribución en diferentes puntos del país es alta. Es pertinente resaltar que se usa misoprostol – en el ámbito de la salud pública- para realizar las Interrupciones Legales del Embarazo y también se aplica en otras prácticas ginecológicas (frenar la hemorragia uterina o expulsar todo el tejido del endometrio para quienes hayan perdido un embarazo).

Recordamos que el artículo 86 del Código penal establece que el aborto practicado por un médico con el consentimiento de la mujer no es punible si es para salvar la vida de la madre, o si el embarazo proviene de una violación. En Santa Fe se podrán realizar estas interrupciones con misoprostol de producción local.

En el año  2005, la OMS incluyó al medicamento en su lista de esenciales para garantizar un mínimo bienestar de salud a la población.  Se demostró su eficacia y seguridad para el tratamiento de abortos incompletos y de abortos espontáneos.

Que la provincia de Santa Fe haya fomentado la producción de misoprostol es un ejemplo de política pública respecto a la salud de las mujeres. Su distribución gratuita a quienes soliciten una ILE es un paso más hacia la desestigmatización de la práctica del aborto

Por Emi urouro