Pfizer exige a los gobiernos que pongan activos soberanos como garantías para acordar por la vacuna

Según una investigación, la firma farmacéutica pide edificios tales como embajadas o bases militares como garantías ante eventuales efectos adversos y demora en la entrega de los lotes.

Foto: Reuters.

Una investigación llevada a cabo desde The Bureau of Investigative Journalism (TBIJ) en colaboración con Ojo Público, un medio de comunicación radicado en Perú, revela las exigencias de la empresa farmacéutica estadounidense Pfizer a la hora de acordar por su vacuna.

El informe expone que la firma pidió a países latinoamericanos que presenten activos soberanos como garantía contra “el costo de futuros casos legales”.

Te puede interesar: Con la de Sinopharm, comenzará la vacunación docente.

Es decir, en Argentina y Brasil, Pfizer pidió como aval edificios como embajadas, bases militares o reservas del Banco Central para cubrirse de posibles acciones legales futuras.

En Perú, por ejemplo, las negociaciones se prolongaron durante casi seis meses e incluyeron el eximir responsabilidad ante eventuales efectos adversos y demora en la entrega de los lotes.

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores peruano catalogaron los pedidos como “extremos” y reconocieron que otras firmas desarrolladoras de vacunas no presentan tantas exigencias.

“En lugar de ceder en algunos puntos, Pfizer exigía más y más”

Funcionario argentino a The Bureau of Investigative Journalism.

A fines de diciembre, el ex ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, apuntó contra la empresa. “No entiendo por qué Pfizer tiene tantas exigencias de inmunidad y prevención, es como si no le tuvieran fe a la vacuna”, indicó.

Apartheid farmacéutico

La investigación resalta la advertencia de activistas que denuncian un “apartheid de vacunas”. Al parecer, los países occidentales ricos podrían ser inoculados años antes que las regiones más pobres.

Al momento, detallan que Pfizer tiene acuerdos de suministro con nueve países de América Latina y el Caribe. Los convenios rigen con Chile, Colombia, Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, México, Panamá, Perú y Uruguay. “Se desconocen los términos de esos acuerdos”, indica el informe.

Por si te lo perdiste: Cuba produce a gran escala su vacuna.

“A nivel mundial, también hemos asignado dosis a países de ingresos bajos y medianos bajos a un precio sin fines de lucro, incluido un acuerdo de compra anticipada con Covax para proporcionar hasta 40 millones de dosis en 2021”, declararon desde Pfizer. Desde TBIJ desconocen las exigencias en las negociaciones en estos casos.

Según explica el equipo periodístico, la firma no quiso prestar declaración para la investigación y desmentir o aclarar los hechos.

Una demanda poco normal

En contexto de pandemia, la mayoría de los gobiernos ofrecen, por lo general, indemnización a los fabricantes de vacunas a los que compran. Esto significa que un ciudadano que sufre un efecto adverso después de ser vacunado puede presentar una demanda contra el fabricante. En caso de tener éxito, el gobierno pagaría la compensación.

La situación es bastante típica durante estos períodos dado a que las farmacéuticas han desarrollado vacunas rápidamente y pueden surgir situaciones adversas.

Los funcionarios del Gobierno de Argentina y del “país anónimo que hablaron con la Oficina” sintieron que las demandas de Pfizer iban más allá de las de otras compañías. Además, declararon sobrepasar los estándares de Covax, una organización creada para garantizar que los países de bajos ingresos puedan acceder a las vacunas.

El gigante farmacéutico exigió una indemnización adicional de los casos civiles, lo que significa que la empresa no sería responsable de los efectos adversos raros o de sus propios actos de negligencia, fraude o malicia.

El informe completo puede ser leído en inglés desde aquí o en mayor desarrollo desde la web de Ojo Público.

Compartí la nota