La vacuna de Oxford es segura para adultos mayores

Las y los investigadores probaron el preparado en 560 adultos sanos, entre ellos 240 de más de 70 años.

Crédito: REUTERS/Dado Ruvic

La fase II de pruebas clínicas de la vacuna contra el Covid-19 de la universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca, demostró que es segura en personas mayores sanas y provoca una buena respuesta inmune.

Así lo informo una investigación publicada en la revista médica “The Lancet”. Los resultados preliminares indican que esta vacuna ofrece “similares resultados de seguridad e inmunogenicidad en los adultos sanos de más edad que en aquellos de entre 18 y 55 años”.

En esta instancia experimental, se probó el preparado, llamado ChAdOx1 nCoV-19, en un 560 adultos sanos, entre ellos 240 de más de 70 años, para observar su impacto en el sistema inmune y posibles efectos secundarios. 

Y los resultados, como ya mencionamos, son alentadores, sobre todo si tenemos en cuenta que esa población se encuentra dentro de los denominados “grupos de riesgo”.

The Lancet,  indica que la Fase II permite concluir que el antídoto causa “pocos efectos secundarios” e “induce una respuesta inmune en ambas partes del sistema inmune en todos los grupos de edad tanto con una dosis baja como estándar”.

¿Qué más señaló el informe? que esta vacuna genera una respuesta de las células T (capaces de encontrar y atacar células infectadas por el virus) a los catorce días de la primera dosis, y una respuesta de anticuerpos a los 28 días de la dosis de refuerzo (que atacarían al virus cuando circulase por la sangre o sistema linfático).

Sarah Gilbert, investigadora que lidera el desarrollo de la vacuna de Oxford, comentó que esta investigación “responde a algunas de las cuestiones” planteadas por la Organización Mundial de la Salud, sobre la importancia de que las vacunas protejan a las personas de mayor edad.

Aún así, resaltó que falta responder a otras “preguntas sobre la eficacia y duración de la protección”.

Ahora se debe probar la vacuna en adultos y adultas mayores con patologías, para asegurar que protege a quienes afecta más gravemente la enfermedad.

En relación al punto anterior, la fase III de las pruebas clínicas ya está en marcha. Esta instancia debe confirmar los resultados de la fase anterior, y determinar “hasta qué punto la vacuna es efectiva para proteger de la infección por SARS-CoV-2” en un grupo amplio y heterogéneo de personas.

Es importante resaltar que Argentina producirá esta vacuna, así lo anunció en agosto el Gobierno Nacional.

Así lo estableció el acuerdo, firmado con la farmacéutica AstraZeneca y de la biotecnológica mAbxience del Grupo INSUD, cuyo objetivo es la transferencia de tecnología para la producción inicial de 150 millones de dosis de la sustancia activa de la potencial vacuna COVID-19.

Fuente: Página 12; Infobae; The Lancet

×