La expulsaron de la LCF y ahora abrió una escuelita de fútbol

Conversamos con Mayra Soaje, la exjugadora de Libertad que sufrió la sanción luego de una pelea en un partido de la LCF. “Soy una profe de niños, de entre 6 y 7, trabajo para la JP en un programa de deportes” explicó. La sanción fue mucho más grave que la de cualquier jugador varón.

Foto: La Voz del Interior.

A Mayra Soaje la expulsaron de por vida de la LCF (Liga Cordobesa de Fútbol) por una pelea. Ahora, abrió una escuelita de fútbol. Desde El Resaltador la entrevistamos para saber cómo la afectó la sanción.

También te puede interesar: Confirman el juicio contra el policía Lucas Gómez por el asesinato de Blas Correas

“Me dificultó muchísimo, no le deseo a nadie esto que me pasó a mi. Actualmente me duele saber que perdí una parte de mi porque yo amo el deporte y por esa denuncia me llevaron a un juicio que está en suspenso”, indicó.

El partido en cuestión fue el 11 de agosto de 2018 en la cancha de Universitario, donde las locales jugaban contra Libertad, el equipo donde atajaba Mayra. Terminado el partido se armó una pelea que terminó con jugadoras heridas. Una situación que se repite, mucho más asidua y tristemente, en partidos de fútbol masculino, pero donde las sanciones son leves.

Desde los medios hegemónicos apuntaron duramente contra Mayra por un video en donde se la ve agredir a jugadoras de la “U”, y la sanción terminó en la apertura de una causa judicial. “Me quitaron muchas esperanzas, me quitaron las ganas de seguir con el deporte. Hoy ya no juego más y creo que eso me sirvió de mucho pero a la vez me quitó mucho”, indicó la ex jugadora.

Después de más dos años, Mayra abrió una escuelita de fútbol. “Mi vida cambió y puedo demostrar que no soy lo que toda la gente pensó desde el momento en que se subió el video a las redes. Hoy yo soy una profe de niños, de entre 6 y 7, trabajo para la JP en un programa de deportes“, continuó.

“Cuando empecé con el tema de arrancar con estos niños, ellos me reconocieron a mi, no como esa jugadora mala, sino como una profesora y como mamá también que soy. Porque yo soy madre y no quiero que mi hijo tenga esa imagen de mi, porque a mi me denigraron mucho por ese tema”, explicó.

El ser profe de una escuelita de fútbol le ayudó mucho a Mayra. “Soy mamá, tengo un hijo de 10 años. El tema de ser profes de niños a mi me ayudó muchísimo. Lo que la “U” me quitó, lo que ellos me apagaron, los niños me levantaron y me lo encendieron. Muchos buscaron apagar mis sueños pero todos estos niños me ayudaron a salir adelante y hoy me dan muchas más ganas de seguir con el deporte” concluyó.

Compartí la nota