Un informe de Policía Ambiental denuncia un mal funcionamiento de la planta de Bajo Grande

Un informe de Policía Ambiental denuncia un mal funcionamiento de la planta de Bajo Grande

Los líquidos que se vierten al río Suquía tienen casi el mismo grado de contaminación que cuando ingresan, según un informe de Policía Ambiental en el que se denuncia un mal funcionamiento de la planta de Bajo Grande. El estado del agua, contamina la cuenca baja del río desembocando en la laguna Mar Chiquita. La Municipalidad ya ha sido multada por el mal funcionamiento de la planta de líquidos cloacales.

Desde 2014 la ciudad de Córdoba, a través de la firma del intendente Mestre, decreta la emergencia ambiental en la localidad. Uno de los puntos más cruciales sobre los que se basa el decreto es el estado del Río Suquía. En la zona sur de la ciudad se encuentra la planta de tratamiento de líquidos cloacales de Bajo Grande, que viene siendo punto de críticas por su mal funcionamiento.

También te puede interesar: Trabajadores de Minetti continúan en lucha y movilizarán hacia el Panal

Esta vez, desde Policía Ambiental de la Provincia, se presentó un informe sobre el estado de las aguas del río antes y después de ser tratadas por la planta. Según se afirma, los líquidos que se vierten al río Suquía tienen casi el mismo grado de contaminación que antes de ingresar a Bajo Grande. 

El informe cuenta con más de dos años de mediciones e investigaciones sobre las aguas, en donde se hace explícito el mal funcionamiento de la planta. De esta forma, la municipalidad de Córdoba a cargo de la planta, se encuentra violando el artículo 46 de la ley provincial 7.343, la cual indica que se encuentra prohibido descargar “efluentes contaminantes a las masas superficiales y subterráneas de agua cuando tales efluentes superen los valores máximos de emisión establecidos para los mismos y/o cuando alteren las normas de calidad establecidas para cada masa hídrica”.

Otro de los problemas de esta contaminación es lo que se genera río abajo, ya que el Suquía termina en la laguna Mar Chiquita, la cual es una reserva provincial y está en camino a ser un Parque Nacional.

Al respecto, el biólogo Federico Kopta, presidente del Foro Ambiental Córdoba, indicó que “la presencia de bacterias coliformes en altísima concentración en la descarga al río es un indicador de que otros microorganismos patógenos no han sido abatidos, lo que pone en riesgo sanitario a la población río abajo. Además, es tal el caudal y la carga de contaminantes que vierte Bajo Grande que algunos de ellos llegan a la laguna Mar Chiquita, que es reserva provincial y futuro parque nacional”.