El único fraude que hubo en Bolivia fue de parte de la OEA

Distintas políticos y referentes de la región latinoamericana piden que Luis Almagro, representante de la OEA, renuncie a su cargo. Fue quien impulsó la acusación de fraude en las elecciones de Bolivia en 2019, cuando ganó Evo Morales.

Luis Almagro, secretario general de la OEA.

Por Cristian Dominguez

Pasan los días y en el sitio web del conteo oficial de votos, es cada vez más la ventaja que saca Luis Arce sobre los demás candidatos. Nadie puede poner en duda, esta vez, que el partido de Evo Morales será el que gobierne una vez más a Bolivia.

Lo que ahora es cada vez más cuestionado -y con justa razón- es el posicionamiento que tomó la Organización de Estados Americanos (OEA) frente a la situación del país andino en 2019.

Evidentemente, con el resultado tan aplastante quedó claro que el año pasado también ganamos, con una diferencia más estrecha, pero por encima de los diez puntos porcentuales que la ley boliviana exige para evitar la segunda vuelta. El compañero Evo ganó en primera vuelta, de manera limpia. Este domingo 18 de octubre no quedó la menor duda de que en Bolivia hay una mayoría que prefiere al Movimiento al Socialismo”, expresó el futuro presidente Luis Arce en una entrevista con Página/12.

Como derrotados del proceso electoral no solo aparecen los candidatos Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho; sino también Luis Almagro, secretario general de la OEA, como han comentado varios analistas internacionales, figuras políticas y medios de prensa.

El porqué de estos comentarios parten de los resultados obtenidos por el MAS, el cual se alejó con gran ventaja de las otras agrupaciones políticas que luchaban por el poder en los comicios, tal y como sucedió en 2019 cuando el conteo favorecía a Evo Morales.

Sin embargo, la intervención de Almagro en 2019, en representación de la OEA, fue la de cuestionar la veracidad de las elecciones y poner sobre discusión un supuesto fraude.

Frente a los resultados obtenidos el pasado domingo, los cuestionamientos contra Almagro se han hecho virales en las redes sociales. Varias organizaciones, políticos, y personalidades piden su renuncia de la OEA, al tenerse en cuenta que su informe de 2019 colocó en crisis política a Bolivia durante un año. 

Contradicciones

Una de las medidas “sorpresivas” que tomó el Estado de Bolivia en estas elecciones fue la de suspender los resultados preliminares, a través de una decisión que tomó el Tribunal Supremo Electoral. Según indicaban los jueces no podían “garantizar la veracidad de esos resultados”. En este caso, la OEA señaló que fue una “decisión razonable”.

Sin embargo, cuando sucedió una situación similar durante las elecciones de 2019, el organismo internacional calificó la medida como parte de “acciones deliberadas que buscaron manipular el resultado de la elección como la paralización intencional y arbitraria, sin fundamentos técnicos del Sistema de Transmisión de Resultados Preliminares (TREP)”.

Tal argumento fue expuesto en el informe de la OEA de diciembre de 2019. Fue usado como una de las pruebas del supuesto fraude electoral.  Además, un grupo de sus auditores expresaron que encontraron “posibles adulteraciones o manipulaciones” en 226 actas electorales, de una muestra de 4.692 revisadas. 

Asimismo, la OEA afirmó que en 2019 hubo un cambio “inexplicable” de la tendencia electoral en Bolivia, según avanzaba el escrutinio para favorecer al MAS, lo cual volvió a producirse este año. Cuando se ingresaba al sitio web del conteo oficial en las primeras horas, el MAS aparecía segundo mientras que Carlos Mesa primero, mientras que el sondeo a boca de urna señalaba que la victoría del Socialismo era inminente y por una diferencia no menor a 20 puntos.

Analistas internacionales han explicado que esta peculiaridad responde al simple hecho de que los votos de los sectores rurales que apoyan mayoritariamente al MAS son los más lentos de computar. 

Por eso, tanto en 2019 como en 2020 al iniciarse el conteo, pudo darse el caso de que los votos favorecieran inicialmente a otros candidatos, lo cual iba variando a medida que se incorporaban los votos rurales que apoyaban al MAS. 

Te puede interesar: “Luis Arce, el artífice del “milagro económico” y futuro presidente de Bolivia”

La renuncia de Almagro

Ante los hechos, diversas voces se han pronunciado desde varias organizaciones y países de América Latina, pidiendo explicaciones a Luis Almagro sobre su accionar en las elecciones presidenciales de Bolivia en 2019. 

El Grupo de Puebla emitió un comunicado en el que alega que la victoria electoral del MAS en las recientes elecciones “confirmó que no hubo fraude en las elecciones de octubre del 2019 y que Evo Morales se hubiera debido posesionar como presidente legítimo de Bolivia si la OEA, en su condición de Observador, no hubiera desconocido dichos comicios“.

A su vez, expone que el cuestionamiento electoral del organismo “desencadenó una situación de violencia política y social que terminó en un golpe de Estado y la posterior renuncia del presidente Evo Morales, quien así preservó la paz social y salvó su vida, con el apoyo del Grupo de Puebla, exiliándose en México y después en Argentina”, agrega el texto.

Por su parte, el director del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), Alfredo Serrano, señala que “jamás hubo fraude” al analizar las supuestas irregularidades encontradas por la OEA en 226 actas de esos centros de votación.

En una tabla publicada en su cuenta oficial de Twitter, Serrano presentó la comparación de las votaciones en los recintos de votación cuestionados por la OEA en 2019, ubicados en los departamentos de Potosí, Cochabamba, Chuquisaca, Santa Cruz, Oruro y La Paz.

Imagen

En la tabla se expone que en la mayoría de los centros electorales la votación a favor del MAS en 2020 fue mayor que en la jornada de hace un año. En 2019 fue de 91,6 por ciento, mientras que en los comicios de este 2020 el respaldo crece hasta el 97 por ciento.

También el Gobierno de México ha sugerido a Luis Almagro que renuncie a su cargo de por “lastimar” la democracia en Bolivia, lo que generó la salida del país de Evo Morales.

“México sugiere al señor Luis Almagro someterse a un proceso de autocrítica a partir de sus acciones en contra de la Carta de la OEA y por lastimar la democracia de Bolivia, para determinar si aún cuenta con la autoridad moral necesaria para encabezar esta organización”, expresó el subsecretario mexicano para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes.

“Almagro utilizó de manera facciosa a la Misión de Observación Electoral para denunciar un supuesto fraude, nunca comprobado de manera prematura”, denunció el diplomático mexicano durante la intervención de México en la Asamblea General de la OEA, celebrada de manera virtual por la pandemia de la Covid-19.

Fuente: Telesur y Página/12.

×