Cuaretena: claves para una alimentación saludable y eco friendly

Estando en cuarentena, quizás tengamos más tiempo para reflexionar sobre nuestra alimentación y llevarlo a la práctica. Ante esto, expertos recomiendan un menor consumo de carne, acompañado de una mayor ingesta de cereales, legumbres, frutas y verduras. De esta forma, se consigue una alimentación saludable y amigable con el medio ambiente.

Si estas cumpliendo con la cuarentena, significa que estás pasando mucho tiempo en tu casa. Esto puede generar dos cosas: gran ansiedad, la cuál te lleve a comer mucho o poco saludable y para nada amigable con el medio ambiente. Pero también puede ser tu espacio de reflexión, para ver cómo estás comiendo y qué podes cambiar.

Si tomas el camino de la introspección, existen algunas recomendaciones de especialistas que pueden servirte. Entre ellas, está la reducción en el consumo de carnes, acompañada de un predominio de legumbres, frutas, verduras y cereales en tu alimentación.

Además, los expertos recomiendan una planificación, de modo tal que puedas implementar una dieta saludable y variada, pero también sostenible. Ante esto, un informe de la revista The Lancet afirma que no sólo es importante la salud humana, sino también la planetaria.

Es por esto que a lo largo del mismo informe se plantea un cambio a nivel alimentario y agrícola. Esta dualidad tiene la intención de prevenir muertes prematuras, pero también prevenir la crisis climática que una suma de malos hábitos puede generar.

variety of vegetables
Fuente: Unsplash

Te puede interesar: “Coronavirus: Peligran los pronósticos meteorológicos”

En este sentido, la invitación es a no desperdiciar, ya que la gran generación de desperdicios no contribuye con el medio ambiente. Así, se aconseja adquirir simplemente lo necesario, para que lo que termine en la basura sea lo mínimo o nada. El gran acopio de insumos que después se echan a perder no es recomendable.

Además, la OMS ha resaltado la necesidad de una buena alimentación en tiempos de pandemia. Esto es así debido a que un cuerpo con bajas defensas corre más riesgos de contraer enfermedades. Un sistema inmunológico débil, puede ser producto de una alimentación poco saludable.

Según la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), un tercio de los alimentos producidos en un año, a nivel mundial, se desechan. Esto equivale a unas 1.300 millones de toneladas desechadas en el mundo cada año. Esto también involucra grandes costos sociales y ambientales para el mundo entero.

Algo importante a comprender, es que no sólo se pierde comida, sino también todos los recursos empleados para su producción. Esto podría incluir a la mano de obra, el agua o la energía empleada en el proceso productivo.

Fuente: Unsplash

Para resumir estos consejos, expertos en el tema han creado un breve listado para que tengamos en cuenta:

1. Modere el consumo de carne y azúcar. La carne es el grupo de alimentos con mayor impacto medioambiental, además de ser uno de los de mayor huella hídrica. El azúcar, por su parte, es un producto que puede tener impacto negativo en el organismo. 

2. Consuma pescado y evite especies en peligro de extinción. Es importante ser muy cuidadoso para preservar al máximo las poblaciones marinas que están en riesgo. El tiempo en casa puede ayudar para ilustrarse sobre el tema y tomar las mejores decisiones en el momento de realizar las compras. 

3. Aumente el consumo de cereales y derivadosEste grupo de alimentos tiene un impacto ambiental sensiblemente menor que la carne y el pescado, al igual que una menor huella hídrica. Se trata de alimentos saludables y adecuados para la ingesta de toda la familia. 

4. Cocine con aceites vegetales y no con mantequilla. Los aceites vegetales y derivados tienen un menor impacto que las grasas de origen animal como la mantequilla. En esta época de confinamiento y cuando el volumen de alimentos producidos en casa aumenta, es importante atender esta recomendación. 

Fuente: Unsplash

5. Incentive el consumo de frutas y verduras en cantidades adecuadas. Cada tipo de fruta, verdura o legumbre tiene un impacto ambiental diferente, pero lo que es claro es que este siempre será menor que el de los alimentos de origen animal.

6. Consuma menos alimentos procesados.  Para la elaboración de este tipo de alimentos se requieren mayores recursos y, por ende, suponen un mayor impacto ambiental al utilizar embalajes y envases para su distribución a granel. Adicionalmente, para la salud también el impacto es negativo al contener mayores niveles de sal, grasa, preservativos y elementos que terminan afectando el organismo. 

7Reduzca el uso de agua en la cocina. Es importante hacer un uso adecuado del agua en el momento de preparar los alimentos. El ahorro de este preciado líquido es clave en la protección del ambiente. 

8. Compre solo lo necesario. Las tiendas y supermercados no se cierran en cuarentena, así que adquiera solo lo necesario. Haga un listado de lo urgente e inclínese por los productos naturales. No es necesario comprar grandes volúmenes de alimentos procesados. 

Por Carmela Laucirica

×