Colombia atraviesa su noveno día de protesta

La situación del país latinoamericano se ve atravesada por una crisis social, económica y de representación. En 2022, habrán elecciones presidenciales y el candidato que mejor se perfila es Gustavo Petro, miembro del partido de izquierda Colombia Humana.

La situación social, económica y política de Colombia se agrava día tras día. Hoy, jueves 6 de mayo, el país transita su noveno día consecutivo de protesta en las calles. De este modo, el Gobierno nacional atraviesa una triple crisis: social, económica y de representatividad. Cabe recordar que el año que viene habrá elecciones presidenciales, y el candidato que mejor se perfila en las encuestas es Mauricio Archila, miembro del partido de izquierda Colombia Humana.

Una característica fundamental y central de esta protesta es que se sostiene en el tiempo mucho más que en otras oportunidades. Además, sus dimensiones espaciales abarcan espacios que anteriormente no alcanzaban las protestas nacionales, como por ejemplo municipios más alejados de las capitales. A la vez, cabe destacar que la protesta la encabeza la juventud, pero recibe amplio apoyo de las minorías y los adultos mayores. Mauricio Archila, experto en movimientos sociales, le dijo a la BBC que se trata de “una alianza obrero-campesina-indígena”.

Otro dato a tener en cuenta es que, al interior del Comité Nacional de Paro -colectivo a cargo de las manifestaciones- se da una estructura heterogénea, dispar y con opiniones diversas. Durante la jornada de hoy, se convocaron movilizaciones a lo largo y ancho del país desde muy temprano, la lucha continúa. El grito de las protestas es claro: “no más violencia”.

Las cifras sobre muertos, heridos y desaparecidos difieren según la fuente

Hasta el momento, se reportan casi 100 desaparecidos y más de 1000 heridos. También han desaparecido al menos 89 personas hasta el martes último, según las denuncias que ha recibido la Defensoría del Pueblo. Al menos 35 de ellas desaparecieron en Cali, capital del departamento del Valle del Cauca, epicentro de las protestas, y la vecina Palmira, región del suroeste donde también se han registrado la mayor cantidad de muertos durante las protestas.

Desde la Defensoría del Pueblo informan 24 muertes, mientras que la Fiscalía solo informa 11 y las organizaciones sociales elevan la cifra a 31. Asimismo, la Fiscalia comunicó: “11 muertes violentas se dan por ocasión de esas manifestaciones, siete están en verificación y seis homicidios no tienen vínculo”.

Te puede interesar: “La situación sanitaria en Colombia aumenta la necesidad de protestar”

Estabilidad económica y democrática que tambalea

Al analizar la economía de Colombia, podemos afirmar que durante décadas ha sido una de las más estables de América Latina. Ha sido la que menos recesiones tuvo en el siglo XX, ni presentó hiperinflación o incumplió sus compromisos de deuda en 80 años. Desafortunadamente, hoy los bonos colombianos son vistos como “basura” en los mercados internacionales. El peso colombiano alcanzó récords de devaluación y registra por primera vez en años una capacidad de pago y emisión de deuda del país cuestionable.

“Colombia tiene un problema de recaudo (fiscal) cada vez que hay una crisis, porque su recaudo en tiempos normales siempre ha sido bajo”, dijo la politóloga Mónica Pachón a BBC. “Pero eso siempre lo habían podido solucionar con reformas tributarias de crisis con impuestos transitorios que lograban sacarnos del problema”, añadió.

Respecto a la situación actual, la decana de Ciencia Política de la Universidad del Rosario informó que “la diferencia ahora es que una reforma nunca había generado semejante nivel de oposición, mucho menos sin entrar al Congreso, y su caída nos puso en un lugar incómodo”.

Respecto a la estabilidad democrática, la misma se ha visto amenazada luego de que el presidente Iván Duque decidió militarizar las calles colombianas para contener las protestas sociales. Hasta el momento, los pedidos que la ciudadanía ha elevado y el Gobierno nacional ha atendido son la renuncia del ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla y la devolución de la reforma tributaria al Congreso, anulando su debate inicial.

Compartí la nota