Actualidad

22 de Julio: por una distribución justa del trabajo doméstico

Según Economía Femini(s)ta (EF) casi el 75% de quienes trabajan de forma remunerada realizando trabajo doméstico también están a cargo de la realización de este trabajo en sus hogares de manera no-asalariada. El 22 de julio de cada año se conmemora el Día Internacional del Trabajo Doméstico, con el fin de reconocer el trabajo no remunerado que millones de mujeres realizan en sus hogares a lo largo de […]

🕒  3 minutos de lectura

 | 

Según Economía Femini(s)ta (EF) casi el 75% de quienes trabajan de forma remunerada realizando trabajo doméstico también están a cargo de la realización de este trabajo en sus hogares de manera no-asalariada.

El 22 de julio de cada año se conmemora el Día Internacional del Trabajo Doméstico, con el fin de reconocer el trabajo no remunerado que millones de mujeres realizan en sus hogares a lo largo de todo el mundo.

La cuarentena expuso aún más esta problemática dado a que las tareas de cuidado y del hogar durante la pandemia recayeron aún más sobre las mujeres.

Según Economía Femini(s)ta (EF), organización que nació en mayo de 2015 con el objetivo de visibilizar la desigualdad de género a través de la difusión de datos, estadísticas, contenidos académicos, en su estudio realizado en marzo de 2020, titulado Las trabajadoras de servicio doméstico en Argentina. 2do trimestre de 2019, “Casi el 75% de quienes trabajan de forma remunerada realizando trabajo doméstico también están a cargo de la realización de este trabajo en sus hogares de manera no-asalariada”.

Candelaria Botto, una de las integrantes de Economía Femini(s)ta, explicó al medio Filo.news: "Hay rutinas diarias que generan mayoritariamente las mujeres para mantener el funcionamiento de cada hogar y lo que se busca cada 22 de julio es el reconomiento de estas tareas que son necesarias, nada más y nada menos, para que los integrantes del hogar puedan realizar sus tareas fuera de casa".

En estas rutinas diarias, según la encuesta sobre el Uso del Tiempo del Indec de 2013, participan 9 de cada 10 mujeres que dedican en promedio unas 6 horas diarias a lavar, hacer las compras, cuidar a los infantes y adultos mayores, y demás quehaceres del hogar. Los varones, por su parte, son 6 de cada 10 quienes realizan tareas en el hogar.

"Estas horas destinadas a mantener la casa en orden dejan a las mujeres con menos tiempo para destinar al mercado de trabajo remunerado, porque si en algo hay igualdad entre las personas es en la duración del día. Si bien la incorporación masiva de las mujeres a los mercados laborales fue en el siglo pasado, esto no las liberó de los quehaceres domésticos y por ende concluyó en una doble jornada laboral", explica Botto.

Trabajo doméstico pago, entre los más precarizados

El origen de la fecha data de 1983, cuando se llevó a cabo el Segundo Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe que tuvo como objetivo reconocer el trabajo no remunerado realizado mayormente por mujeres en sus hogares.

No obstante, recién en 2011 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aprobó el Convenio 189, que establece que una empleada/o doméstica/o es “toda persona, de género femenino o masculino, que realiza un trabajo doméstico en el marco de una relación de trabajo”.

En tanto, la Argentina sancionó en marzo de 2013 la Ley 26.844 sobre el “Régimen Especial de Contrato de Trabajo para el personal de Casas Particulares”, el cual considera al trabajo en casas particulares como toda prestación de servicios o ejecución de tareas de limpieza, de mantenimiento u otras actividades típicas del hogar.

Sin embargo, el incumplimiento de la ley de parte de los empleadores continúa afectando actualmente a los trabajadores de una actividad altamente feminizada. Un 22% de las trabajadoras asalariadas se desempeña en el sector de servicios domésticos, cuya informalidad llega al 76%.

A su vez, la situación del sector se agravó durante los últimos 4 meses de 2020, período en el que el personal doméstico declarado por los empleadores bajó de 497.700 a 477.000, es decir, 20.700 empleos registrados menos, según reportó la semana pasada el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Sobre esto, Candelaria Botto informó que las empleadas domésticas "ganan poco más de $100 por hora y ese valor lo percibe solo el pequeño grupo de empleadas regularizadas mientras que el sueldo baja bruscamente en el mercado informal"

Y afirma que "cuando se reconoce este trabajo, cuando se le pone un precio, tiene uno de los sueldos promedios más bajos de la economía".

Enterate acá
Enterate acá

Relacionado

Enterate acá

Más de lo último