Una prepaga que priorizó la discriminación sobre la salud

Con un descargo vía Instagram, Paola Toselli dio a conocer su caso. En su relato, explicó cómo la obra social Sancor Salud la discriminó por su peso desde el primer momento en que quiso contratar sus servicios. Hasta el momento, aguarda que alguien le de una respuesta.

Paola Toselli buscaba mejorar la calidad de su obra social, por ende en agosto de este año decidió buscar nuevas opciones. Entre ellas, se encontró con Sancor Salud, una prepaga que le cerraba por todos lados: buenas clínicas, cobertura odontológica y precio accesible para ella. Pero lo que todavía no le cierra, es por qué la discriminaron por su peso desde la primera consulta que les hizo.

Todo empezó cuando Paola se contactó con una vendedora vía Whatsapp. En ese intercambio, le pidieron datos como el DNI, recibo de sueldo, cuil y tarjeta de crédito. Hasta ahí, todo le pareció normal. Pero después, la vendedora agregó: “ah, y altura y peso estimados”. En ese momento, Paola optó por darle un peso y altura estimados y listo.

Al día siguiente, Paola se reunió con la vendedora para firmar los papeles, y ahí fue cuando le pidieron que “el peso no lo complete” en el formulario. Después de un silencio incómodo, la vendedora intentó explicar lo indefendible: “lo que pasa es que por tu peso seguro nos van a rebotar el trámite, yo después lo modifico, pongo otro más acorde”.

¿Acorde respecto a qué, concretamente? Según Paola, esto es recurrente en las personas que padecen sobrepeso u obesidad. “Porque si sos gordo es obvio que tenes otra enfermedad, y que la obesa quería optar por su prepaga porque tenía otra enfermedad preexistente”, explicó Paola en su post de Instagram.

SanCor Salud presenta una nueva plataforma de gestión digital

“Así me sentí toda la vida, en una absoluta patologización”

Paola Toselli dejó de ir al médico porque toda la vida se sintió en una “absoluta patologización” por su sobrepeso. “Porque para el sistema de salud si tengo una alergia en el ojo es por el sobrepeso; si me duele la cabeza, es el sobrepeso”, lamenta la damnificada.

Cuando supo que iban a modificar su peso en un formulario, ella se sintió rara: “Iba a ser la primera vez que mi índice iba a entrar en ese club”, cuenta Paola en referencia a su Índice de Masa Corporal dentro del “club de los estándares aceptables”.

Tras esperar los 3 meses de activación de la prepaga, el 1 de noviembre supuestamente era el día en que le daban el alta en Sancor Salud. Después de escribirle a la vendedora, Paola recibió una respuesta el 4 de noviembre: “el trámite está frenado por la historia clínica, tal vez nos pidan adjuntarla por el tema del peso”.

Otra vez el peso, otra vez la salud quedó en segundo plano y el miedo a una paciente que “use mucho la obra social” fue el protagonista. Desafortunadamente, la vendedora la advirtió que esto podía pasar. Esto quiere decir que no es la primera vez ni será la última, el peso incide en el acceso a una prepaga.

Todo lo que sintió y siente Paola esta descripto su publicación de Instagram. Ahora, ella espera la negativa de Sancor Salud, un papel que la habilita a realizar la denuncia en la Superintendencia de Salud. Desafortunadamente, ella afirma que “es una denuncia bastante común”, y que desde su publicación en redes mucha gente le escribió para decirle que había pasado por la misma situación.

Por un lado, la negativa a la solicitud de alta en la prepaga por tener sobrepeso, una enfermedad preexistente o una discapacidad es algo usual. Por el otro, la alteración de datos en los formularios, también. ¿Quién afirma estas situaciones? los testimonios que le llegaron a Paola.

×