Una mujer en situación de violencia ocupará el trabajo de su agresor

La Municipalidad de Santa Rosa de La Pampa implementó por primera vez en el país políticas de reparación con perspectiva de género. 

Foto: InfoPico.

Héctor Fabián Mendoza (41) fue condenado y luego exonerado por violencia de género hacia su expareja, Valeria Juárez. La Municipalidad de Santa Rosa decidió reparar la situación por lo que le otorgó el puesto laboral de su victimario y se convirtió en la primera en implementar este tipo de políticas con perspectiva de género a nivel nacional.

La ordenanza 6305 fue sancionada el 27 de enero de 2020 por el Concejo Deliberante tras la decisión del intendente Luciano di Nápoli. “Nos propuso una gestión con políticas de género transversales a todo el municipio” declaró a Télam la directora de Políticas de Género y Diversidad, Gabriela Bonavitta.

Te puede interesar: La pandemia intensificó el rol de las mujeres en tareas de cuidado.

Valeria ingresó a la planta municipal al quedar a su disposición la vacante de su expareja. Bonavitta destacó la posibilidad de “acceder a un empleo estable” y la reparación luego de la brecha laboral entre géneros.

Héctor Mendoza fue condenado luego de reiteradas denuncias, restricciones domiciliarias incumplidas y constantes amenazas. Además, el agresor desconocía a su hija y sometió a su familia a un proceso de ADN que finalmente afirmaría su paternidad.

La mujer, recibió ayuda psicológica por parte del equipo interdisciplinario de género de la municipalidad. Luego, se relacionó con integrantes de la Corriente Clasista Combativa (CCC) de la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE).

Por si te lo perdiste: Obtuvo dictamen la Paridad de Géneros en Medios.

“Sinceramente es indescriptible lo que una vive, te sentís nada, con la autoestima por el piso, por eso es importante este tipo de ordenanzas, que da herramientas para seguir, que otorgan derechos, que nos empoderan, porque ellos siempre se manejan con total impunidad y gran parte de la policía o jueces no nos visibilizan, hasta que terminamos muertas”.

Valeria a Télam.

“Hoy me siento feliz, consciente que valió la pena luchar acompañada por mis compañeros y compañeras de militancia y con la ayuda psicológica de las áreas de género”, finalizó la trabajadora.

Foto: Télam.

Fuente: Télam.

×