¿Qué es la educación especista?

En dialogo con El Resaltador en Nacional, la activista Feminati se explayó sobre esta temática que debe ser repensada y modificada en pos sociedad más justa.

Crédito: vegancostarica.com

Antes de hablar de “educación especista”, la columnista recordó que cuando se hizo vegana sintió mucha culpa y estuvo mucho tiempo pensando por qué no lo hizo antes.

No entendía por qué- resaltó que tuvo acceso a la educación, a elegir y demás- pasó gran parte de su vida usando animales para comer, vestirse, entretenerse.

Para entrar en tema ¿qué es el especismo?

Feminati explicó que es la discriminación arbitraria en función de la especie. Esta discriminación está tan naturalizada como otras discriminaciones injustas.

En relación al punto anterior, a modo de ejemplo, señaló que en el caso del machismo, ya hace varios años que se cuestionan ciertas
prácticas, juguetes, canciones, discursos y demás que naturalizan la violencia hacia mujeres y disidencias.

“Si revisamos cómo crecimos y qué educación tuvimos vamos a
entender muchas cosas que hacemos hoy casi en piloto automático”, comentó.

En el caso claro es el de los juguetes: están orientados con la lógica binaria “varones” y “mujeres”. En la mayor parte de las jugueterías o comercios hay un pasillo monocromático, rosa, con juguetes “para nenas”, y otro azul, verde, amarillo, etc con juguetes “para nene”.

Feminati, mencionó en su columna un informe del Centro de Economía Política Argentina, que reveló que el 40% de los juguetes destinados a las niñas están vinculados a tareas de cuidado y del hogar, y un 32%
asociados a la belleza y al cuidado personal.

Respecto a los juguetes destinados a los niños, un 30% están asociados al deporte y un 26% a la violencia. Y atenti, el 0% de juguetes para niños está asociado al cuidado del hogar.

Crédito: PETA

Ahora sí, hablemos de educación especista

La activista plantea dos interrogantes: ¿Por qué naturalizamos la idea de que necesitamos usar animales para tener una vida plena?¿ Por qué naturalizamos la violencia hacia los demás animales?.

“Quizás porque desde niñes jugamos a montar caballos o a pescar. Uno de mis juguetes favoritos de cuando era chica era ese que consiste en muchos pececitos con imanes en la boca, en el que uno tiene que pescarlos con una caña que también tiene un imán. Hermosa manera de naturalizar el asesinato de peces”, respondió.

En esa línea, planteo que la situación del juego sería muy diferente si en vez de peces, fueran caniches. Sostiene que en nuestra cultura nos
enseñan a amar a los perros y a los gatos, mientras que a los demás animales les damos un trato totalmente diferente.

¿Donde más se ve reflejado el especismo? Feminati enumeró diferentes dimensiones:

  • En canciones: “Así como empezamos a cuestionar el arroz con leche también hay que cuestionar ‘la señora vaca’. Porque es mentira que la vaca pasea con sus hijos, también es mentira que ‘nos da la leche’. La realidad de la industria láctea está muy lejos de ser eso: las vacas son inseminadas a la fuerza, separadas de sus terneros y explotadas de manera cíclica para sacarles la leche para consumo humano”.
  • En la escuela: “donde son comunes los ‘unir con flecha qué animal te da cada alimento’, como si realmente nos los dieran, como si no hubiera un sistema injusto detrás de todos los productos de origen animal que consumimos”.
  • En nuestro lenguaje: “nombramos ciertas especies de manera despectiva: chancho, rata, víbora. Y ni hablar de los refranes ‘cocodrilo que duerme es cartera’, ‘matar dos pájaros de un tiro’ y tantos otros”.

“Hay que asumir de una vez la tarea de romper con todo lo que aprendimos y que no solo no sirve, sino que sostiene lógicas injustas. Tenemos que elegir qué lugar ocupar frente a la matanza y uso de los demás animales. Nunca es tarde pero es urgente”, concluyó en dialogo con El Resaltador en Nacional