Regreso a clases con barbijo y aulas burbujas

El Ministerio de Educación de la Nación, presentó la propuesta de protocolos para el regreso a las aulas. El organismo estatal estima que el regreso a clases presenciales será en agosto, en gran parte del país, una vez finalizado el receso invernal.

La cartera de Educación junto con el Consejo Asesor elaboraron el documento, y para darlo a conocer realizaron una conferencia de prensa. Esperan que la próxima semana sea aprobado por el Consejo Federal de Educación, el Consejo Interuniversitario Nacional y por el Consejo Rectores de Universidades Privadas.

Del anunció participaron el ministro Nicolás Trotta y el director del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) y responsable del Consejo Asesor, Diego Golombek. Los funcionarios comentaron que el regreso a clases presencial será con uso obligatorio de tapaboca.

Como mencionamos párrafos anteriores, el retorno no sería en la totalidad de Argentina, se proyecta el inicio actividad escolar en ciertas provincias, pero por el momento se descartan AMBA y el Chaco.

Al respecto, Trotta dijo: “Hay distintas realidades y posibilidades de regreso. Es distinta la situación del AMBA y del gran Resistencia, en el Chaco, que del resto del país y en todo el país hay que derribar los temores a partir de la información y del diálogo. La decisión final de volver a clases en las provincias que están en fase cinco la va a tener cada gobernador o rector en el caso de una universidad”.

Ahora bien, las instituciones educativas deberán contar con las condiciones edilicias básicas y con los elementos de higiene necesarios, en todas las regiones que habiliten la presencialidad escolar. Estos centros tendrán que hacer cumplir las recomendaciones del ministerio, siempre un metro y medio de distancia interpersonal, con aulas con pocos alumnos bajo la modalidad de “aula burbuja”, y sin actos ni encuentros.

La distribución que propone el Ministerio de Educación (modelo burbuja) consiste en ocho alumnos agrupados a los lados del aula y el docente en el centro, o con los alumnos sentados en zigzag hacia los costados y el maestro en uno de los extremos.

Sobre ese nuevo formato, Diego Golombek, destacó que “esto dependerá también del espacio físico que haya en cada escuela, por lo que quedará a criterio de cada director adoptar un modelo más acorde a la infraestructura de su establecimiento”.

Según explicaron, la propuesta prevé dos momentos: la primera, previa a la apertura de los establecimientos para garantizar las condiciones sanitarias necesarias, y la segunda contempla el accionar cuando los establecimientos estén en funcionamiento.

¿Qué sucede si se detecta un caso de Covid-19 positivo? Se deberá cerrar el establecimiento por un día y realizarse una exhaustiva desinfección. Además, los funcionarios explicaron que el regreso al aula se hará con un sistema mixto, es decir, los alumnos y alumnas irán algunos días a la escuela y otros días seguirán estudiando desde sus casas. 

Una vez presentados los protocolos, el ministro Trotta sostuvo que “capacitar a nuestras y nuestros docentes y no docentes y preparar a las familias para la vuelta a una escuela que no será la misma que en marzo, requiere de cuidados específicos y normas nacionales siendo que el sistema educativo moviliza a más de 15 millones de personas por lo que resulta definitorio el nivel de circulación del virus en cada lugar previo al regreso”.

×