“Las personas con discapacidad no deben quedar atrás”

La asociación APADIM Córdoba, que brinda herramientas y apoyo a personas con discapacidad intelectual para que desarrollen su proyecto de vida, emitió un comunicado sobre la situación de este grupo en contexto de pandemia.

Imagen: jóvenes manipulando una gillotina para papel durante una clase de encuadernación. Archivo APADIM

El Secretario General de la ONU, António Guterres, advirtió cómo la pandemia afecta a las personas con discapacidad: en circunstancias normales “las personas con discapacidad tienen menos probabilidades de acceder a la educación, la atención médica y el empleo, o a participar en sus comunidades”.

Para la asociación, esta situación se agrava en el marco de la emergencia sanitaria, sumando necesidades de apoyo para atravesar la cuarentena e información accesible sobre salud pública, entre otros factores.

“Las personas con discapacidad forman un grupo social heterogéneo, por lo tanto, las medidas para este sector no deben ser homogéneas: mientras algunas requieren apoyos, otras no, y los apoyos siempre son definidos por las personas según sus necesidades singulares”, explica APADIM, sobre un informe de otra agrupación.

La organización social, plantea que muchas personas con discapacidad no cuentan con acceso a las tecnologías y son afectadas por la falta de accesibilidad en las propuestas terapéuticas y pedagógicas que reciben.

El informe denuncia la falta de accesibilidad a la información pública: por ejemplo, a veces los zócalos de los canales de TV tapan a intérpretes de señas, y esto obstaculiza la independencia de las personas sordas para contar con información de vital importancia. Así mismo, subraya la necesidad de protocolos de atención a las personas con discapacidad con síntomas de coronavirus.

Luego de sobrevivir a un crítico panorama (desocupación entre las personas con discapacidad mayor al 75%, incumplimiento del cupo laboral en el Estado, recorte en las pensiones, falta de pago en las prestaciones), habían iniciado el año con buenas señales. Pero surgió la crisis de la pandemia.

La agrupación, desde la primera semana de cuarentena, organizó todo el sistema de atención, desde las distintas áreas y servicios para sostener los proyectos y apoyos a los más de 350 niños, jóvenes y personas adultas que participan de la institución, junto a sus familias.

“Además de la entrega de los módulos del Paicor, gracias al apoyo de la ONG terre des hommes Alemania redestinamos fondos de uno de nuestros proyectos a la compra de alimentos para las familias con mayores necesidades”, explican desde APADIM.

La pobreza, la urgencia del hambre,la falta de oportunidades de empleo para las personas con discapacidad, y la situación de los trabajadores y organizaciones de la discapacidad, son los factores que preocupan a la asociación civil. “Las personas con discapacidad no deben quedar atrás”, sostiene el comunicado.

Cooperativa de trabajo El Resaltador
Cooperativa de trabajo El Resaltador

×