La salida no es por Ezeiza, la salida es colectiva

Una pandemia obligó a detener miles de actividades productivas, con el objetivo urgente de contener el coronavirus. Nadie estaba preparado para este párate mundial…pero el sálvense quien pueda no puede ser la única respuesta.

Las campañas mediáticas en plena emergencia sanitaria no paran, siguen, modifican sus mensajes, suman destinatarios…pero las intenciones son bastantes estables: fomentar el malestar en la sociedad y denostar toda política que ponga al sistema sanitaria como prioridad.

¿De qué estamos hablando? de aquellos titulares que bastardean nuestro contexto y endiosan a los países europeos: “¿La salida es Ezeiza?”; “No sabía lo mal que vivía hasta que dejé el país”; “Crisis, búsqueda de nuevas oportunidades y despedidas: historias de argentinos y argentinas jóvenes que eligen irse del país”; son algunos ejemplos de estas noticias.

¿La solución a una crisis es dejar afectos, culturas, creencias a cambio de trabajos para los que nuestros y nuestras profesionales están sobre capacitados? No digo en esto suceda en todos los casos, pero ex compañeros de la universidad trabajan en el primer mundo en sectores ajenos a su carrera…y no siempre en los mejores remunerados.

No todo lo que brilla es oro. Europa también ha sido afectada por la crisis económica mundial, y el desempleo no es una característica exclusiva de Argentina.

Por ejemplo, en septiembre, la Unión General de Trabajadores de España señaló que el problema del desempleo estructural está lejos de desaparecer en Castilla y León. Los últimos datos reflejan que 46.100 personas están buscando empleo durante más de un año, de las cuales 29.900 llevan más de dos años en esta búsqueda, lo que duplica las cifras de 2008.

“Con datos del segundo trimestre de 2020 en Castilla y León, 49,2 de cada 100 personas en situación de paro de larga duración son mujeres y 52,8 de cada 100 están en paro de muy larga duración, que son tasas son superiores a las masculinas y un escenario que se mantiene desde 2015”, explica el diario español La Vanguardia.

En Italia, la pandemia también afecto el mercado laboral, la tasa de desempleo llegó al 9,7% en julio, y hasta el 31,1% entre los jóvenes de 15 a 24 años, según informó los primeros días de septiembre el Instituto Nacional de Estadísticas (Istat).

Este 2020, ese país experimentará su peor recesión desde la II Guerra Mundial, con una caída del PIB estimada, entre el 8 y el 14%.

Estos datos reflejan que la crisis es global, y ya se que suena repetitiva esa idea…pero creemos que es necesario recalcar que no solo las y los argentinos vivimos momentos de incertidumbre, sino que un hecho mundial ha visibilizado la fragilidad del sistema capitalista.

En nuestro país, varios medios de comunicación- los que critican la cuarentena, los que politizan la emergencia sanitaria, los que ponen los intereses económicos ante todo- bombardean con mensajes de que en otros continentes todo es mejor, que afuera todo funciona. ¿Será así? ¿Tienen esas certezas?.

Esta cooperativa tiene otra mirada del entorno, sabemos que la pobreza acecha, que el desempleo o la posibilidad de perder el trabajo le quita el sueño a miles de personas…pero separados no se sale de una crisis, la salida es colectiva, con la industria nacional, con el personal de salud, con las y los profesionales que día a día dan batalla en un mundo complicado.

×