Columnas

#FreeBritney: ni sumisas ni calladas

La vida de la artista oscila entre la tutoría de su padre y su abogado. Después de años de opresión, Britney decidió hablar y dar a conocer su situación: oprimida, deprimida y obligada son algunas de las palabras con las que se autodefine. “No estoy aquí para ser esclava de nadie. Mi papá y todos […]

🕒  3 minutos de lectura

 | 

La vida de la artista oscila entre la tutoría de su padre y su abogado. Después de años de opresión, Britney decidió hablar y dar a conocer su situación: oprimida, deprimida y obligada son algunas de las palabras con las que se autodefine.

“No estoy aquí para ser esclava de nadie. Mi papá y todos los involucrados en esta custodia, incluida mi manager, deberían estar en prisión”. Después de años en silencio, años de falsas apariencias, Britney Spears se plantó frente a la Justicia para dar su versión de lo que pasa en su vida diaria. Deprimida, obligada y medicada son algunas de las palabras que la artista usó para describir lo que hacen con ella.

¿Quienes son estas personas, estos hombres que manejan la vida de Britney a su antojo? Entre su padre y su abogado, han forzado a la artista a usar un DIU para no quedar embarazada, a realizar una gira en 2018 sin desearlo. Incluso, la cantante fue ingresada contra su voluntad en una clínica psiquiátrica, para luego quedar encerrada en su casa con la situación sanitaria como excusa.

Britney asegura que está deprimida y no puede dormir, aunque fue obligada a decir que estaba feliz varias veces. Sus amigos y amigas no pueden verla, y su pareja no puede ni siquiera compartir un viaje en auto con ella -ni hablar de sus planes de casamiento-. Coartaron su libertad en todo sentido, y hasta le quitaron las ganas de hacer lo que ama. El machismo y el patriarcado se ponen en el papel de padre y abogado; para ejercer el máximo control posible sobre la mujer que nos regaló más de un hit.

Frente a la historia de Britney Spears, el público empatiza, toma la posta y lucha por la liberación de la artista. No estamos hablando de un mero club de fans, estamos hablando de #FreeBritney. El movimiento se embanderó con la causa, pero trae consigo una consigna más amplia, que data desde siempre y que aún no encuentra solución definitiva: basta de tenernos calladas, basta de tenernos oprimidas y sumisas frente a un sistema machista. Puede que la cara de esta lucha sea la de Britney, pero al interior del reclamo está la historia que vivimos todas, día a día desde hace décadas.

Te puede interesar: "Acompañe, no castigue"

13 años sin manejar su propia vida

Hagamos un breve repaso de la cronología de los hechos, para reforzar la idea de que Britney es y fue oprimida por un largo tiempo:

  • En 2007, la artista fue retratada manejando con su hijo en la falda, lo cual generó gran repudio entre la gente. Ese mismo año, la cantante decidió raparse luego de ser perseguida por papparazis, un hecho que por una u otra razón es recordado hasta hoy. Ese mismo año pierde la custodia de sus hijos.
  • En 2008, Britney Spears dejó de ser tomada como una adulta responsable. Su padre y su abogado pasan a ser sus tutores.
  • En 2009, su patrimonio pasó a ser custodiado por su padre.
  • Hoy en día, Britney lucha por librarse de la custodia de su padre.

Desde hace más de 10 años, Britney Spears tiene que luchar por demostrar que tiene autonomía. Desde hace más de una década, continúa trabajando y facturando sin poder ser dueña de su propia vida. Muchos medios reivindican su lucha, pero otros tantos continúan poniendo el dedo en la yaga al recordar todo lo que sucedió durante 2007 y 2008.

Sexualizada, acusada y muchas veces acosada por la prensa, Britney logró sobrevivir al 2007. Lo que todo el movimiento #FreeBritney espera, es que también logre superar todo lo que transita actualmente.

Carmela Laucirica

Periodista interesada por las problemáticas sociales y ambientales. También soy Community Manager. Lectora y escritora en mis ratos libres.
Ver más notas
Enterate acá
Enterate acá
Enterate acá

Más de lo último