¿Es confiable la vacuna rusa Sputnik V?

Argentina anunció este lunes que comprará 25 millones de dosis que llegarían entre diciembre y enero. Lo que se sabe hasta ahora sobre el antídoto.

Foto:  Servicio de prensa del RFPI.

El presidente Alberto Fernández anunció este lunes que Argentina comprará 25 millones de vacunas “Sputnik V” y que llegarían entre diciembre y enero. “Para diciembre podríamos comenzar la vacunación”, explicó.

Sin embargo, nuestro país se encuentra en negociaciones con otros laboratorios internacionales. La intención es poder iniciar programas de vacunación lo antes posible.

Sobre la vacuna

Desde el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF)indican que la vacuna es vectorial y de doble inyección. No utiliza adenovirus humanos vivos (no se pueden reproducir) y es por eso que desde el país asiático la catalogan como “vacuna orgánica” y por lo tanto “más segura“.

Según la revista The Lancet, las dosis provocaron “una respuesta inmune humoral y celular estable en el 100% de los participantes en los ensayos clínicos de fase 1 y 2”.

Al parecer, la Sputnik V se encuentra en la fase III de ensayos clínicos. Serían más de 40.000 los voluntarios rusos, indios, árabes y bielorrusos que están testeando la fórmula.

Los ensayos de estos antídotos requieren de la ejecución de 3 fases, según las Normas de Buenas Prácticas Clínicas. La fase I administra la vacuna a un pequeño grupo (20-80 personas); la fase II amplía el número a cientos de personas que comparten características como pueden ser la edad, estado físico, etcétera; por último, la fase III abarca a miles de pacientes de distintos países.

La realidad de la Sputnik V es algo confusa si se tienen en cuenta las “denuncias” que cuestionan la rapidez con la que los testeos rusos fueron aprobados. Se cree que los esfuerzos por tener la primera vacuna efectiva habrían acelerado procesos que son considerados ineludibles.

Te puede interesar: Un nuevo proyecto podría regular el cannabis medicinal.

La Asociación de Organizaciones de Investigación Clínica criticó a Rusia en mayo luego de que supuestamente “los científicos del Instituto Gamaleya se habían autoinculado algunas dosis, cuando aún estaban en la etapa de prueba de la vacuna en animales”, algo totalmente antiético desde el punto de vista científico.

Según el sitio nature.com, la vacuna se administró a sólo 76 voluntarios como parte de la etapa inicial. “No se han publicado resultados de esos ensayos u otros estudios preclínicos, y se sabe poco más sobre la vacuna experimental”, argumentan.

Por otro lado, el último relevamiento de la OMS de las distintas investigaciones para el desarrollo de vacunas establece al antídoto del Instituto Gamaleya (Rusia) en fase I.

Desde Rusia sostienen que las investigaciones son confiables y argumentan que son diversos países los que están interesados en sus avances. Aparentemente, 20 países han pedido un total de mil millones de dosis para los próximos meses.

Si bien Argentina anunció el acuerdo con el país que preside Vladimir Putin, está expectante de lo que suceda en otros laboratorios.

Siguiendo el mismo informe de la OMS, la vacuna China Sinopharm se encuentra en fase III al igual que la desarrollada por la Universidad de Oxford o la empresa AstraZeneca.

Fuente: Chequeado.

×