Día Mundial de la Hamburguesa

Hoy, 28 de mayo se celebra el Día Mundial de la Hamburguesa. Símbolo de la comida chatarra, y del capitalismo más acelerado, la hamburguesa forma parte del menú común de muchas personas. Gracias a la cultura vegetariana conocemos una variedad de ingredientes y condimentos que hacen de la hamburguesa un plato muy recomendable.

Hamburguesa Portobello BBQ (Foto: cocinavegano.com)

Es el Día Mundial de la Hamburguesa, hoy, 28 de mayo. ¿Porque? No se sabe muy bien por qué se eligió la fecha. Pero si sabemos que disfrutamos comer de una buena hamburguesa.

La sensación es que al más famoso “sanguche” lo asociamos con marcas internacionales con franquicias por todos lados, con los arcos dorados, una porción de papas fritas y mucho aderezo.

También te puede interesar: Las Cataratas del Iguazú más cerca de la normalidad

Pero al fin y al cabo, las hamburguesas son simples. Pan, carne, pan. O al menos asi era hasta hace no muchos años. A las hamburguesas se las asocia con la comida rápida o comida “chatarra”. Comida para salir del paso.

Y se puede decir que es una comida muy rica que no es muy sana. Es un alimento sumamente calórico, teniendo en cuenta sus principales ingredientes, pan y carne.

Por dar un ejemplo, la hamburguesa insignia de la marca de comida rápida más consumida, tiene por sí sola 550 calorías. Si le sumamos las papas y la gaseosa chicas redondeamos en 920 calorías, según el sitio oficial.

Otra cuestión vinculada a la salud es la carne molida. Primero, que es carne de las partes más duras, por eso se pica. Tiene un contenido graso que le da su sabor particular.

El problema real es cómo está compuesta esa carne. Según varias fuentes, si estudias el contenido de una hamburguesa, podés encontrar carne de 55 vacas distintas. En casos más extremos, inclusive de centenares de vacas, con todo lo que ello implica.

Por suerte, venimos realizando cambios en nuestra alimentación, y el vegetarianismo nos brindó la posibilidad de explorar otros sabores, más sanos e igual o más deliciosos. Garbanzos, lentejas, soja, quinua, hongos, berenjenas y muchos alimentos más pueden usarse para cocinar tus hamburguesas.

Te dejamos algunas de las recetas más ricas que encontramos:

Receta de Cecilia Duca: Hamburguesas vegetarianas

Ingredientes: 1 taza de mijo, 1 huevo, 1 cebolla, 1 zanahoria (u otra verdura a elección), Sal, cúrcuma o pimentón, 2 cucharadas de fécula de maíz o harina.

Lavar el mijo y dejarlo en remojo. Al mismo tiempo, rallar la zanahoria bien chiquita. Saltear la cebolla. Hervir el mijo como si fuese arroz (una taza de cereal, por tres de agua. Hay que tener en cuenta que con la cocción triplica su volumen y queda cremoso). Colar y dejar enfriar. Mezclar todos los ingredientes y agregar dos cucharadas de fécula de maíz o harina. Hacer bolitas. Achatarlas y apoyarlas en una fuente de horno aceitada. Dorar por ambos lados hasta que estén crocantes.

Hamburguesas de arroz yamaní

Ingredientes: 1 taza de lentejas cocidas, 2 huevos, 8 cucharadas de zanahoria rallada, 6 cucharadas de cebolla y rehogada, 2 cucharadas de mostaza, 2 cucharadas de perejil picado, 2 dientes de ajo, 2 tazas de arroz yamaní cocido, 4 cucharadas de avena extrafina, 2 cucharadas de aceite de oliva.

Procesar las lentejas con el huevo, la zanahoria, la cebolla, la mostaza, el perejil y el ajo. Sumar 1/2 taza de arroz y volver a procesar. Verter en un bowl, agregar el arroz restante y mezclar. Salpimentar y sumar la mitad de la avena. Formar hamburguesas con las manos ayudándose con la avena. Dorarlas en una sartén caliente rociada con aceite.

Hamburguesas de Garbanzos por Javier Uranga

Ingredientes: 2 tazas de garbanzos cocidos, 1 taza de quinoa cocida, 1/2 taza aquafaba fria (liquido de hervor de garbanzo), 3/4 taza de pan rallado, 1 diente de ajo, comino, perejil, ajo, pimienta, sal, pimentón ahumado, a gusto.

Hidratar los garbanzos entre 6 y 8 horas y luego cocinarlos por 40 minutos. Cocinar la quinoa por 20 minutos. Procesar los garbanzos, quinoa, aquafaba y condimentos juntos. Agregar el pan rallado hasta obtener una masa consistente. Una vez integrado todo, darles la forma deseada. Llevar a una sartén caliente con un chorrito de aceite, cocinar vuelta y vuelta hasta que dore de ambos lados.

×