Argentina asumirá a la presidencia del Mercosur e impulsará la integración de Bolivia

La intención de que Bolivia sea socio pleno del bloque está vigente desde 2015.

El próximo 16 de diciembre, Argentina asumirá a la presidencia del Mercado Común del Sur (Mercosur) y dirigirá la agenda del bloque hasta el 30 de junio de 2021. Entre sus principales objetivos, el Gobierno de Alberto Fernández impulsará la integración definitiva de Bolivia.

El país andino cuenta, desde 2015, con todos los requisitos para ser socio pleno pero aun resta que el parlamento de Brasil ratifique esta decisión. En este marco, Argentina “trabajará diplomáticamente para que Bolivia finalmente conforme el bloque” sin tener que “ir al choque con Bolsonaro ni con Brasil”, adelantaron fuentes de la Casa Rosada al medio BAE Negocios.

Se entiende que, con la vuelta del MAS, Bolivia será un aliado estratégico de suma importancia para Argentina en la región y, más aún, dentro del bloque.

En el Mercosur, actualmente, el mandatario argentino está en desventaja por 3 a 1 en algunas cuestiones. Los presidentes Jair Bolsonaro, de Brasil, Luis Lacalle Pou, de Uruguay, y Mario Abdo Benítez, de Paraguay, son impulsores de una agenda de flexibilización de las normas del bloque y hasta de dar grados de maniobra individual a cada socio para negociar con terceros países. También quieren apurar los acuerdos con la UniónEuropea, Corea del Sur y Singapur.

En el último Conversatorio organizado por la Unión Industrial de Entre Ríos, el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, consideró que el Mercosur tiene que “reorientar” su agenda de relacionamiento externo. En vez de priorizar Europa o Estados Unidos, a su entender, el bloque regional se tiene que expandir por Centro América, México, Canadá, los otros países de Sudamérica que no forman parte del Mercosur, África y los países árabes.

El funcionario de la cancillería consideró que allí “nuestro productos industriales van a tener más oportunidades”, debido a que hay naciones donde se aplican trabas fitosanitarias a los productos de la mejor oferta exportable argentina, es decir, los alimentos sin mayores razones.