Villa El Libertador: vecinos rechazan intimaciones a desalojar sus casas

Villa El Libertador: vecinos rechazan intimaciones a desalojar sus casas

Los vecinos de Villa El Libertador rechazan las intimaciones a desalojar sus casas en un plazo de siete días. Por este motivo, desde esta mañana se encuentran reclamando frente al CPC del barrio y se dirigirán al Ministerio de Desarrollo Social provincia. Piden que el Gobierno de la Provincia les brinde otra alternativa y que se declare la zona de catástrofe. Los vecinos indican que no quieren abandonar sus casas.

La problemática de las napas freáticas en Villa El Libertador continúa, al igual que el peligro latente de derrumbe de los inmuebles de los vecinos. El Gobierno de la Provincia, a través de la justicia, intimó a 17 familias a abandonar sus casas en situación de peligro por la subida de las napas. El problema es que no se les brindó garantías a los vecinos sobre qué harán durante el tiempo que dure el arreglo.

También te puede interesar: Villa El libertador: intiman con desalojar viviendas afectadas por hundimientos

En declaraciones a La Nueva Mañana, los vecinos indicaron que “no hay garantías de nada, no se declara la zona de catástrofe, se siguen hundiendo los pozos y las obras, que serían parte de la solución, están paradas”.  Por este motivo, las familias afectadas siguen reclamando que se les brinde otra alternativa a la que propuso la Justicia.

Las intimaciones se repitieron y los vecinos se encuentran movilizándose desde temprano. A las 9 se dirigieron al CPC del barrio a reclamar y buscar una solución. Posteriormente, se decidió que se marchar hacia el Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia bajo la consigna “Emplacen al Gobierno a hacer las obras, no a los vecinos a dejar sus casas”.

Recordamos que la intimación de la Justicia también establecía que el gobierno provincial se haga cargo de que los vecinos que desalojen sus viviendas puedan alquilar una vivienda provisoria y la mudanza. Además, se estableció que el gobierno deberá ponga custodia para las casas para evitar usurpaciones y establecer un plan para volverlos habitables.

Los vecinos también exigen que se declare la zona de catástrofe, lo que habilitaría fondos de emergencia para solucionar el problema.