Santa Ana: el feminismo detuvo a los anti-derechos

Ayer, el Concejo Deliberante suspendió la sesión en la que buscaba declarar a la localidad cordobesa como “pro vida y familia”.

Foto: Gentileza

Por Emi Urouro

Gracias al activismo de la Asamblea Feminista de Santa Ana, se pospuso la votación de una inicitativa que atentaba contra la pluralidad de voces e ideologías de la localidad.

Vale destacar que el jefe comunal, José Luis Becker, elevó el proyecto de ordenanza al Concejo Deliberante, para que declare a toda la Villa como “pro vida”.

La propuesta llegó en un medio del debate por el aborto legal. Es decir, el Ejecutivo de Villa Parque Santa Ana fijo postura en contra del proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE), que será tratado en Senado.

La organización feminista como respuesta a los anti-derechos

En este marco, surgió la Asamblea Feminista Santa Ana, una agrupación de vecinas y vecinos, apoyada por una diversidad de organizaciones a favor de la legalización del aborto.

Dicho colectivo presentó una carta dirigida a las y los representantes de la ciudadanía en el Concejo Deliberante. Ese documento, y el rechazó de las y los habitantes de la localidad, detuvo el tratamiento del proyecto de ordenanza.

“Alertamos al Concejo Deliberante de los peligros de esta iniciativa, que no es otra cosa que una ofensiva contra el acceso de las mujeres y personas gestantes a sus derechos sexuales y reproductivos en la ciudad. Proponemos que este órgano rechace este proyecto de declaración, tomando en cuenta la voz de quienes aquí nos expresamos”, puede leerse en la carta.

Según explicó Magdalena, parte de la Asamblea Feminista, la iniciativa surgió de una iglesia de la localidad y fue respaldada por el jefe comunal.

“Dejó de ser la voluntad de una iglesia, con sus convicciones religiosas, y pasó a ser una iniciativa del Ejecutivo, que está a cargo de una comunidad que tiene una diversidad de ideas, convicciones y creencias”, enfatizó la entrevistada.

Es importante señalar que la carta pospuso la deliberación de este proyecto, es decir, frenaron que se tratara en la última sesión del año en Santa Ana, pero puede tratarse el año próximo.

La Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, explicó que la propuesta era perjudicial porque preveía no garantizar el acceso a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) por causales.

La ILE está contemplada por la Constitución desde 1920 y ratificada en el fallo F.A.L. de 2012. Además, el proyecto de ordenanza afectaba el acceso a métodos anticonceptivos y otros servicios de salud sexual y (no) reproductiva.

Otro punto criticable, del accionar de las y los representantes de Santa Ana, es que la presidenta del Concejo Deliberante barajan la posibilidad de hacer una consulta popular.

Si bien, Magdalena explica que todavía no les han dado la confirmación oficial de esa medida, es algo que causa malestar, ya que se continúa polarizando a la sociedad.

“Nunca dan lugar para el debate. Estuvieron a punto de declarar a Santa Ana como ‘pro vida’ sin ningún debate interno, y la respuesta ante la negativa de los vecinos es hacer la consulta popular”, señaló la entrevistada.

La Asamblea feminista no tiene dialogo directo con el jefe comunal, todo se ha resulta vía presentaciones y cartas escritas.

La organización es la única respuesta ante el intento de avasallar derechos por parte de sectores religiosos y conservadores.

“De manera arbitraria se intentó poner un sello, un rótulo a una comunidad. Es sumamente violento que se intente hacer eso, que sigan polarizando, sin abrir el debate, con estas vías de imponer algo de manera completamente antidemocrática”, concluyó Magdalena.