Otro caso de discriminación en la noche cordobesa

Actualizado: 2 agosto, 2019

Una vez más, un boliche cordobés es noticia, y no por razones que alegren. Esta vez fue Divi, un boliche ubicado en la zona del Chateau, el que dio que hablar en las redes por un acto de discriminación.

Como es casual en estos tiempos, las redes sociales sirven como medio para difundir este y otros tipos de injusticias. Y eso fue lo que hizo una usuaria de Instagram: Anahí, una de las damnificadas en esta oportunidad. Aunque en realidad no son pocos los que sufren discriminación en la puerta de los boliches, se trata de algo que sucede muy seguido en nuestra ciudad.

En un post de Instagram se puede ver la conversación de la joven con un RRPP del boliche, que decidió asistir a Divi en dos oportunidades, ambas decepcionantes. En un audio de casi dos minutos, Gonzalo Palacios -empleado del boliche- deja en claro una postura discriminatoria y machista que según él, es política del lugar.

Lo alarmante de esta situación es que no es novedad, lo cual pudo verse tanto en la catarata de comentarios que tiene el post, en donde otros usuarios denuncian situaciones similares en este y otros boliches.

Hasta el momento no se conoció ninguna respuesta oficial por parte del boliche, habiendo pasado casi una semana desde la publicación que los denuncia. En el caso del denunciado ante el INADI, Sergio Cortes, el abogado de la joven discriminada -la cual prefiere preservar su identidad- ha intentado llamarlo en reiteradas ocasiones pero Palacios no da respuesta.

https://www.instagram.com/p/B0RpOjhJYDz/

Un dato que sorprendió enormemente al abogado de la damnificada, es que el denunciado no sólo trabaja como RRPP en el boliche Divi, sino que también es empleado del Ministerio Público Fiscal. Los involucrados consideran que este cargo no coincide con un acto de discriminación tal como el que el acusado realizó, es por esto que actualmente Gonzalo Palacios tiene una denuncia realizada en el INADI por “discriminación ante el aspecto físico”.

Otra cuestión alarmante, es que si bien existe una reglamentación para situaciones que puedan darse en el contexto de un boliche –el Código de Espectáculos Públicos– hay numerosas ordenanzas dentro del mismo que no se cumplen en el caso que hoy difundimos. Una de ellas plantea que los espacios reservados o VIP solamente pueden existir si se cobran con una tarifa diferenciada, y no por elección del RRPP según el aspecto de las personas como sucedió en este caso.

Por otro lado, el mismo Código es claro cuando menciona que no podrá negársele la entrada a una persona por sus caracteres físicos, es decir, por su aspecto físico; así como el derecho de los asistentes al evento de ” a recibir un trato respetuoso y no discriminatorio por motivo alguno”. Por último, este documento expone que no se podrá mantener a los asistentes al evento más de 30 minutos esperando afuera para ingresar, lo cual según Anahí, le pasó más de una vez.

En este caso no sólo preocupa el acto discriminatorio por parte del RRPP, sino también el poco o nulo control realizado para que este Código de Espectáculos Públicos se cumpla como corresponde. Otro factor indignante surge al leer los comentarios del post de Anahí en Instagram, en donde más de un usuario admite haber sido víctima de situaciones similares en el mismo y en otros boliches cordobeses.

¿Por qué tiene que ser la solución el hecho de dejar de salir a bailar los fines de semana? ¿No deberían los dueños y empleados de estos lugares adecuarse a las leyes e incluso a la tolerancia cero en cuestiones discriminatorias?

Por Carmela Laucirica

Compartí la nota