Ni en pandemia frenó la deforestación en el norte argentino

El último informe anual de Greenpeace arroja información desalentadora sobre los bosques del norte del país. Durante el año pasado se perdieron 114.716 hectáreas. 

Créditos: Martin Katz / Greenpeace

La pandemia trajo consigo un sinfín de restricciones, pero al parecer no fueron suficientes para frenar o al menos disminuir los desmontes en el norte argentino. La información brindada en el informe anual de Greenpeace sorprende y desalienta: se deforestó más en el 2020 que en el 2019. Concretamente, el año pasado se perdieron 114.716 hectáreas de bosque nativo en el norte argentino.

Si tenemos en cuenta a las provincias de Santiago del Estero, Salta, Formosa y Chaco, la deforestación en dichos territorios supuso emisiones de CO2 por 20 millones de toneladas. Esto equivale a 4,5 millones de vehículos en circulación durante un año. En estas 4 provincias se produce el 80% del desmonte a nivel nacional.

Según comunicó en 2014 el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), Argentina es responsable del 4,3% de la deforestación a nivel mundial. Por su parte, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) posicionó a Argentina entre los diez países que más desmontaron entre 1990 y 2015.

Según informó la FAO, se perdieron 7,6 millones de hectáreas durante este periodo, un aproximado de 300.000 hectáreas al año. Más aún, entre 1998 y 2018 se deforestaron 5,8 millones de hectáreas en Argentina, según informó el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.

Te puede interesar: “Bialet Massé: continúa el desmonte y el loteo ilegal”

Resultado de imagen para desmontes en argentina
Argentina está entre los 10 países que más desmontan

Más de 10 años con una Ley de Bosques que no se cumple

Según describe la Fundación Vida Silvestre Argentina, “la Ley de Bosques establece que las provincias deberán realizar el ordenamiento territorial de sus bosques nativos (OTBN) a través de un proceso participativo, categorizando los usos posibles para las tierras boscosas. Desde la conservación hasta la posibilidad de transformación para la agricultura, pasando por el uso sustentable del bosque.

De esta ley se desprenden las conocidas pero no respetadas categorías I, II y II o rojo, amarillo y verde respectivamente. Las mismas sirven para diferenciar zonas boscosas de muy alto valor de conservación, de las de alto, medio y bajo valor respectivamente.

A través del informe anual de Greenpeace, se reafirma lo que todos ya conocemos: las principales causas de desmonte son los incendios forestales y el avance de la frontera agropecuaria. Entre enero y diciembre del 2020, en Salta se deforestaron 20.962 hectáreas, en Santiago del Estero 32.776, en Chaco 13.128 y en Formosa 17.779.

Si comparamos esas cifras con las que aportó Greenpeace en su informe sobre el desmonte en 2019, los números son estos: el desmonte total fue de 80.938 hectáreas. En Santiago del Estero fueron 25.513 hectáreas, en Formosa 23.521, en Chaco 17.240 y en Salta 14.664.

Compartí la nota