Gualeguaychú cosechó sin agrotóxicos

El Centro de Producción de Alimentos Municipal de Gualeguaychú logró producir 25.000 kilos de verduras y hortalizas. ¿La novedad? Lo hicieron sin usar agrotóxicos como herbicidas o plaguicidas.

Entre tantas en contra, surge una a favor de los cultivos agroecológicos. En Gualeguaychú, Entre Ríos, el Centro de Producción de Alimentos Municipal (CePam) logró cultivar 25.000 kilos de verduras y hortalizas libres de agrotóxicos. Se evitó el uso de plaguicidas y herbicidas para su producción.

El CePam es un programa apoyado por el gobierno local: el mismo busca abastecer a jardines, comedores infantiles e instituciones con frutas y verduras agroecológicas, así como apoyar el trabajo de su respectiva cooperativa.

Este gran logro se enmarca en un proyecto de ordenanza, cuyo objetivo es prohibir el uso, aplicación, almacenamiento y comercialización del peligroso herbicida glifosato en todo el ejido de la ciudad. Es por esto que, lograr un cultivo libre de agrotóxicos es un gran avance.

“Los rindes obtenidos permitirán abastecer a distintas dependencias municipales, a organizaciones no gubernamentales y al Hogar de Ancianos”, explicó a El Día el titular de la Dirección de Cooperativas Mauricio Weber. Además, Weber aclaró que la producción fue artesanal y la recolección manual.

El inicio de esta producción fue en septiembre del año pasado, y hasta el momento se logró superar una primer barrera de 25.000 kilos de verduras y hortalizas. En un principio, lo que más se produjo fue el zapallito de tronco (14.000 kilos).

Lo producido fue entregado a la Secretaría de Salud y Desarrollo Social para abastecer a los jardines de infantes municipales, los programas de alimentación para afrontar la desnutrición y la obesidad, las ollas barriales y populares, diferentes ONG e instituciones.

Tras cubrir la inversión inicial, Weber afirmó que hubo una ganancia de $50.000, cifra que anteriormente el estado municipal tenía que disponer para comprar verduras. Además, se generaron tres nuevos puestos de trabajo. Para la próxima cosecha se espera obtener brócoli, con la intención de llevarlo a todos los comedores.

Por Carmela Laucirica

×