El pueblo de Ancasti dice no a la megaminería

La Sierra de Ancasti esta ubicada al sudeste de Catamarca. Desde 2017, sus habitantes luchan contra la megaminería en manos de una empresa australiana.

Fuente: Revista Cítrica

La Sierra de Ancasti se ubica a 70 kilómetros de San Fernando del Valle, en el sudeste de Catamarca. En su territorio, confluyen dos departamentos: Ancasti y El Alto. Según sus pobladores, se trata de un territorio similar a lo que eran las sierras cordobesas hace 40 años, antes de la explotación turística.

A partir de 2017, ese paisaje silvestre y rural comenzó a correr peligro. Aquel año, los ciudadanos del lugar descubrieron que la empresa australiana Recursos Latinos estaba realizando exploración de subsuelo para una posterior explotación minera en la zona. Estaban averiguando qué cantidad de litio había.

“La megaminería se desarrolla, a grandes rasgos, en tres etapas: la prospección, la exploración y la explotación. Se ve que ya habían hecho la primera parte y no nos habíamos enterado”, explica Luciana Fernández a Revista Cítrica. La docente vive en Ancasti hace 20 años.

Para que la empresa australiana comience a trabajar, el Gobierno provincial concesionó 77 mil hectáreas, dado que el litio está disperso por toda la sierra. En el límite del territorio a explotar, se encuentra el Parque Arqueológico La Tunita. Allí se pueden encontrar pinturas rupestres de hace más de 1500 años.

Te puede interesar: “Por debajo de la mesa, la Corte de Catamarca cede ante la megaminería”

La Alumbrera: el caso testigo* | Darío Aranda

Vecinos unidos contra la megaminería

En 2017, vecinos y vecinas crearon la Asamblea de Ancasti por la Vida. En primera medida, pudieron averiguar que esta iniciativa contaba con un Informe de Impacto Ambiental aprobado por la Dirección Provincial de Gestión Ambiental.

Otra cuestión lamentable fue la falta de consulta popular. Esta afirmación se desprende de que la Audiencia Pública llevada a cabo no contó con la difusión correspondiente. De este modo, no todos tuvieron acceso a la misma.

A modo de avance, la Asamblea consiguió una ordenanza para declarar al municipio como área protegida. Esta disposición también condujo a que no se puedan realizar actividades extractivistas que pongan en riesgo la salud de las personas. Esto significó un avance en la causa, pero no la solución de la misma.

Según afirmó el diario El Cronista en octubre del año pasado, la empresa australiana Recursos Latinos firmó un acuerdo con Integra Capital, para así explorar y explotar litio en la zona de la Sierra de Ancasti. Ante esto, la Asamblea buscará que el municipio de Ancasti sea declarado municipio agroecológico, por su sistema económico campesino.

Compartí la nota