¿De qué hablamos cuando decimos que la Sputnik V se producirá en Argentina?

Se produjo el primer lote de prueba de Sputnik V en Argentina. El proceso de producción de vacunas en nuestro país da un paso adelante con esta noticia. De todas maneras, hay que cumplir con todas las etapas, que llevan un tiempo considerable.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, junto al presidente de Laboratorios Richmond, Marcelo Figueiras. 

La producción nacional de vacunas Sputnik V dio un paso más este martes. El laboratorio Richmond y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, por sus siglas en inglés) anunciaron que se produjeron 21.000 dosis, que constituyen el primer lote de prueba de la vacuna rusa en Argentina. Cabe recordar que ambas partes firmaron un acuerdo el pasado 26 de febrero, en donde se estableció que el laboratorio argentino desarrolle una nueva planta.

Durante la última semana, Richmond produjo la formulación (envasado) de la sustancia activa en los viales del componente 1 y 2 de la Sputnik. Este cargamento será enviado directamente al Instituto Gamaleya, en Moscú, para el control de calidad. “De ser positivo el proceso, la producción a escala comenzaría en junio de 2021”, indicó el laboratorio en un comunicado.

Según trascendió, si comienza a producirse esta dosis en Argentina sería llamada Sputnik V.I.D.A. Se trata del acrónimo Vacuna de Inmunización para el Desarrollo Argentino. De todas maneras, es importante saber que nos encontramos en los primero pasos para lograrlo. Nadie quiere ser pesimista en estos tiempos, pero no es menor tener en cuenta que aún faltan procesos y etapas por cumplirse.

“Seamos prudentes con lo de la producción de la Sputnik V en la Argentina. Es una excelente noticia, pero no es que vamos a tener millones de vacunas made in acá en los próximos meses”.

Andrea Gentil – Periodista Científica y Lic. en Comunicación Social

Un proceso complejo que da sus primeros pasos

Tras recibir la aprobación desde Gamaleya, Richmond deberá importar el antígeno de la vacuna desde Rusia. Una vez teniendo en ese componente, se procedería al envasado. Por el momento, se proyecta una producción de 1 millón de vacunas al mes, para luego llegar hasta 5 millones mensuales. Este aumento en la producción depende de la infraestructura del laboratorio en cuestión, que está a la espera de la construcción de una nueva sede.

Existe un caso diferente en nuestro país: el de la vacuna Oxford/AstraZeneca, de la cual se produce el principio activo, para luego enviarla a México y Estados Unidos, donde es envasada.

Te puede interesar: “Carrera por las vacunas: la salud no debería ser una mercancía”

El laboratorio Richmond producirá la vacuna rusa Sputnik V en la Argentina  | Tiempo Argentino | Tiempo Argentino

Potencial exportador

Argentina se constituyó como el primer país latinoamericano en iniciar la producción de la Sputnik V. Si todo se desenvuelve favorablemente, las dosis producidas en nuestro país “podrán ser exportadas a otros países de América Central y América Latina”, según indicaron desde el RDIF. Cabe recordar que la vacuna rusa está aprobada en más de 10 países de la región, por ende el RDIF afirmó que “la producción en la Argentina permitirá realizar las entregas a nuestros otros socios”.

Según indició el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación, para el desarrollo del primer lote “se agilizaron los trámites para la importación de equipos y del principio activo de la vacuna Sputnik V”. Asimismo, afirmaron que el Laboratorio Richmond recibió un crédito para capital de trabajo por casi $30 millones. También se le dará asistencia financiera por un total de $13 millones.

¿Cuál fue el acuerdo entre Rusia y Argentina?

El Laboratorio Richmond y el Fondo Ruso de Inversión Directa, que representa al Instituto Gamaleya, firmaron un memorándum de entendimiento el pasado 26 de febrero. Allí, se acordó que el laboratorio argentino desarrolle una nueva planta para producir vacunas como la Sputnik V, entre otras a futuro. Según Marcelo Figueiras, director del laboratorio, el acuerdo implicaría una inversión “superior a los 60 millones de dólares”.

Asimismo, Figueiras informó que el laboratorio indio Hetero Labs participará del proyecto, ya que “es socio estratégico de Richmond desde hace más de 25 años” y también produce esta vacuna. Desde Richmond explicaron que “la incorporación del mismo resulta vital para adelantar el trabajo ya desarrollado por ellos”, en referencia a Hetero Labs.

Al final del memorándum, el director mencionó que el objetivo era comenzar a producir la vacuna en un año. Por su parte, la directora de Asuntos Técnicos y Científicos de Laboratorios Richmond, Elvira Zini, estiró los plazos a entre 18 y 24 meses. Estos tiempos podrían acortarse, dado que, tanto el laboratorio argentino como el fondo ruso, sostienen que si las pruebas de calidad son positivas, la producción a gran escala comenzaría en junio.

Según explicó Figueiras a La Nación, empezaría “en la pequeña planta que tenemos hoy, hasta que terminemos de construir la que anunciamos, que demorará alrededor de un año”. También adelantó que “empezaremos con 1 millón de dosis mensuales e iremos aumentando hasta llegar a los 5 millones de dosis por mes”.

Compartí la nota