¿Cómo influyen los espacios que habitamos en nuestra psiquis?

Desde siempre, las personas hemos desarrollado gran parte de nuestras rutinas en el interior de un espacio. ¿De qué manera influyen estos espacios en nuestra psiquis? ¿Son aptos para transitar un período de aislamiento? ¿Cómo se transita una pandemia en estos espacios?

A lo largo de nuestra vida, gran parte de nuestra rutina se desenvuelve en el interior de un espacio. Sin ir más lejos, el lugar al que llamamos casa u hogar es un espacio que utilizamos muy a menudo, el cual se aprovecha desde su interior.

De esta manera, al pasar tanto tiempo dentro de nuestros espacios, nuestra percepción de ellos es algo importante. Esto es así, ya que tanto la conformación de nuestros espacios como la acústica o la iluminación influyen en nuestra psiquis.

Los expertos llaman a esto como la psicología del espacio, la cual es simplemente la interacción entre las personas y los espacios que habitan. Porque realmente se da una interacción, ya sea en nuestra forma de percibir el ruido, los colores o la disposición de las cosas dentro de un ambiente.

Al estar en contacto con nuestros ambientes, logramos despertar sensaciones, sentimientos y experiencias, tanto positivas como negativas. Es por esto que es importante considerar las necesidades de quienes habitan los espacios, tanto laborales como sociales y psicológicas.

Te puede interesar: “Abortar en tiempos de cuarentena: ¿Qué hago?”

¿Qué tiene que ver esto con la pandemia actual y el aislamiento preventivo? Muchas cosas. Para empezar, nos encontramos dentro de nuestras casas por recomendación del gobierno, no por elección personal. Sumado a esto, no contamos con la posibilidad de salir cuando se nos antoje, tenemos limitaciones que nunca antes tuvimos.

En estos casos, es fundamental que el espacio en el que debemos aislarnos nos transmita “cosas positivas”. Así, un ambiente donde sentimos calidez, lugar suficiente para sentirnos cómodos o una buena circulación de aire es determinante.

De esta forma, nos encontramos con dos grupos de personas en aislamiento: quienes disfrutan de ciertas comodidades -más o menos según el caso- y quienes pertenecen a barrios populares, en donde mantener el higiene o hacer una compra en el super no es tan sencillo.

Así, la psicología del espacio no será igual en todos los casos. Si bien nadie disfruta del aislamiento, no será lo mismo en un departamento amueblado que en un asentamiento precario dentro de un barrio popular. Igualmente, todo espacio presenta sus limitaciones o falencias, que influyen en sus habitantes.

Esta calculadora te dice cuánto papel higiénico te hace falta para ...

En cuanto a una pandemia como la que nos asecha actualmente, nos encontramos con dos caras de una misma moneda. Por un lado, el exterior nos resulta peligroso y no habitable. Por el otro, muchos de nuestros ambientes no nos resultan óptimos, para convivir con la ansiedad que ya nos genera este tipo de encierro.

Así, convivir con el aislamiento obligatorio desde espacios interiores se vuelve un desafío para nuestras mentes. En estos momentos, contar con un patio, un jardín o un balcón se transforma en un “privilegio” que quizás antes ni considerábamos.

Por Carmela Laucirica

×