CELS: en pandemia los duelos necesitan acompañamiento

Actualizado: 26 agosto, 2020

El Centro de Estudios Legales y Sociales, y el colectivo “Memoria Abierta” elaboraron un documento con propuestas en torno a las despedidas y los duelos.

Crédito: El Centro de Estudios Legales y Sociales, y colectivo “Memoria Abierta”

La pandemia ha forzado a los Gobiernos a decretar medidas de aislamiento y distanciamiento social, pero a pesar de este panorama, el documento señalado sostiene que las despedidas y los duelos necesitan acompañamiento y políticas específicas para que sean derechos de todas y todos.

El CELS y Memoria Abierta, señalan que desde el momento en el que se sospecha que hubo un contagio, la pandemia limita el contacto de las personas con sus grupos afectivos.

“Los síntomas, el resultado positivo, la internación, la terapia intensiva y, cuando ocurre, la muerte y la decisión sobre el destino de la persona fallecida, de acuerdo a las creencias de cada une, se atraviesan sin las formas de estar juntes que son propias de cada comunidad”.

Destacan que el esfuerzo del Estado para cuidar a la población del contagio masivo y de la saturación del sistema de salud…pero los duelos por las pérdidas también deben ser cuidados y acompañados.

“El duelo debe ser considerado como un derecho, que no puede quedar reducido a una cuestión individual, al arbitrio de las condiciones económicas de cada grupo, ni de los conocimientos que pueda tener sobre cómo encontrar un camino más amable que el estandarizado”, enfatiza el documento.

Si bien, el Gobierno habilita distintos tipos de contactos humanos porque los considera esenciales, para las organizaciones deberían incluirse las despedidas, de quienes están por fallecer o de quienes han muerto.

“Con todos los mecanismos de protección necesarios para evitar contagios, la última mirada a la persona que ha muerto debería ser incluida como una opción para quienes la necesiten, pues esa prueba de realidad de la muerte es la que inaugura la pérdida y da inicio al duelo”,recomiendan desde el CELS.

Algunas propuestas del documento

  • La definición de quiénes y cuantos participan en los velatorios, cremaciones o entierros, también debería contar con la participación del núcleo afectivo para que pueda solicitar una adecuación del procedimiento estandarizado.
  • El Estado debería poner a disposición asistencia y acompañamiento psicológico, social -y en lo que pueda, facilitar la asistencia espiritual y cultural/comunitaria- como ha hecho en otros momentos de conmoción social.
  • Es preciso un encuadre estatal que posibilite una elaboración colectiva de estas muertes contemplando la diversidad. Se trata de acompañar a las personas para que no estén solas frente al fallecimiento de sus seres queridos y de darles a estas muertes un sentido compartido.
  • Las políticas públicas podrían ofrecer instancias de memorialización colectiva, como la publicación y/o difusión de los nombres de las personas fallecidas -con el consentimiento de sus familiares- en medios de comunicación, la producción de programas, micros para radio, televisión y medios digitales que recuperen la trayectoria de vida de las personas que murieron así como señalizaciones, conmemoraciones, homenajes o actos de reconocimiento

Compartí la nota