14 de junio: Día Mundial del Donante de Sangre

14 de junio: Día Mundial del Donante de Sangre

En homenaje al natalicio del biólogo y patólogo Karl Landsteiner, quien descubrió y tipificó los grupos sanguíneos, el 14 de junio se  conmemora el Día Mundial del Donante de Sangre. Ésta práctica permite salvar millones de vidas a través de las transfusiones sanguíneas, pero se necesitan importantes volúmenes de sangre. Compartimos información importante sobre este procedimiento y su relevancia para la vida humana.

El 14 de junio de 1868 en la ciudad austriaca de Viena, nació el biólogo y patólogo Karl Landsteiner. Su carrera le depararía un Premio Nobel de Medicina en 1930 por el descubrimiento y tipificación de los grupos sanguíneos. En honor a su fecha de nacimiento, se celebra todos los años el Día Mundial del Donante de Sangre para concientizar y sensibilizar sobre la relevancia de la donación de sangre.

Este hallazgo permite salvar muchas vidas, ya que gracias a la tipificación de los grupos sanguíneos es posible realizar transfusiones de sangre sin mayores inconvenientes entre sujetos compatibles. Este procedimiento es útil en diversas situaciones como transplante de órganos, tratamientos oncológicos y para pacientes que hayan sufrido una pérdida de sangre, entre otras.

Se estima que en Argentina se necesitan más de 4.000 transfusiones sanguíneas por día. Es por ello que resulta necesario la implementación de los bancos de sangre, para almacenar grandes cantidades que sirvan al momento de ser necesarias las transfusiones.

El procedimiento es totalmente seguro, lo realizan equipos médicos especializados y no tarda más de 10 minutos en llevarlo a cabo. El volumen que se le extrae al paciente es de 450 mililítros, lo que representa aproximadamente el 10% del total de sangre que posee el donante.

Los requisitos para donar sangre son los siguientes:

  • Tener entre 18 y 65 años de edad. Los menores de 18 pueden donar con la autorización de sus padres o tutores.
  • Las personas mayores de 65 años deben hacerlo con autorización médica.
  • Pesar 50 kilos o más.
  • No haber tenido relaciones sexuales sin protección.
  • Que el donante no realice la donación en ayunas, sin ingesta de lácteos o grasas.
  • No tener fiebre o haber estado enfermo en los últimos siete días.
  • No haberse realizado acupuntura, tatuajes y/o piercing en el último año.
  • Tener valores de presión arterial dentro de los límites adecuados.
  • No haber sido sometido a cirugías de importancia en el último año.
  • No haber consumido drogas ilegales, intravenosas principalmente.

Para la donación de sangre se tiene en cuenta el denominado período ventana, tiempo entre la primera infección y el momento en el que se puede detectar de manera segura la infección debido a la formación de anticuerpos. Para la donación de sangre, se tiene en cuenta un período ventana de 1 año.