Victoria Donda fue acusada por precarización laboral

La titular del INADI realizó un descargo en sus redes sociales donde negó las denuncias en su contra.

Fuente sol915.com.ar

Victoria Donda, funcionaria del gobierno, fue acusada de precarización laboral por parte de su ex-empleada doméstica, Arminda, de 62 años de edad.

Según el testimonio de la denunciante, inició una conversación con Donda por dos motivos, por las deficiencias registrales, y por incumplimiento, porque durante la pandemia la funcionaria no se hizo cargo de los salarios, es decir, como dispuso por el Estado.

Ante este planteo, la funcionaria le habría sugerido la posibilidad de renunciar, le habría ofrecido planes o contrataciones en el INADI a cambio de su renuncia.

Es decir, y según expresó el abogado de la trabajadora domestica, Osvaldo Barsanti, “no hacerse cargo de sus obligaciones como empleadora, sino trasladarle ese costo al Estado Nacional a través de alguna de estas figuras que le ofrecieron”.

El letrado, en dialogo con radio Rivadavia, resaltó que Arminda Banda Oxa, trabajo más de 10 años como empleada doméstica con la familia de Donda. “De esos 14 años, 10 estuvo totalmente en negro, y los últimos tres o cuatro estuvo parcialmente registrada, es decir que estaba registrada con un salario menor al que correspondía”.

¿De qué acusan a la titular del INADI? Barsanti la denuncia por el delito de defraudación contra la Administración Pública, en grado de tentativa.

En relación al punto anterior, la acusan de ofrecerle a la mujer un contrato en el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo o anotarla en un plan social a cambio de su renuncia.

También, el viernes pasado, Arminda junto al abogado penalista Fernando Zarabozo, radicó una denuncia contra Donda en el fuero laboral, por evasión de aportes laborales y previsionales.

La respuesta de Victoria Donda

A través de su cuenta oficial en Twitter, la abogada negó las acusaciones en su contra mediante un descargo.

En ese posteo, asegura que los aportes laborales y los pagos salariales de la empleada fueron hechos en tiempo y forma. Si bien confirmó el ofrecimiento que le hizo a Arminda, aseguró que fue la empleada doméstica quien quiso renunciar a su trabajo.

“Hace algunos meses, esa persona me manifestó su interés en renunciar a la relación que manteníamos, por razones personales. Fue ante dicha situación que le recomendé la posibilidad de acceder a alguna prestación social que le permitiera tener un ingreso a la vez que le realizara alguna contraprestación en su barrio”, expresó la funcionaria.

Y agregó: “También le mencioné la posibilidad de que colaborara en el INADI en algunos de los programas y acciones que el organismo realiza. Entiendo la preocupación que esta situación generó en muchas personas que de buena fe me escribieron por las redes solicitando información al respecto”.

Como respuesta a las diferentes denuncias, Victoria Donda señaló que el trabajo no registrado es un problema estructural en el país, pero señaló que este no es el caso, ya que “todo se encuentra en regla”.

La titular del INADI comentó que en caso de ser necesario, todo lo que ella plantea puede ser comprobado ante la Justicia.