Se juntaron más de diez mil colillas en el San Roque

En menos de cuatro días, desde el municipio de Carlos Paz, se lograron recolectar más de diez mil colillas de cigarrillos y restos de sorbetes. Esta iniciativa se llevó a cabo en las costas del Lago San Roque.

¿Conocés el daño que produce una colilla de cigarrillo, cuando entra en contacto con el agua? Basta uno solo para contaminar alrededor de 50 litros de agua. En este sentido, el personal de la Dirección de Ambiente Ejido y Desarrollo Sustentable logró recolectar más de diez mil colillas y restos de sorbetes en las costas del Lago San Roque.

Con este accionar, se intenta reducir la contaminación que azota a uno de los embalses más famosos de las sierras de Córdoba. Teniendo en cuenta que la gente arroja sus colillas en las calles, cuando el viento y las lluvias las arrastran al lago, estas terminan contaminando el mismo.

Además, desde el municipio buscan conscientizar sobre el daño que provoca tirar este tipo de residuos en la vía pública. Sobre todo, se intentará que las nuevas generaciones aprendan sobre la importancia de usar cestos de basura.

Te puede interesar: “Como si 5 bombas de Hiroshima se arrojaran al mar cada segundo: a esa velocidad se calientan los océanos del mundo”

Durante las últimas semanas, el personal de la villa trabajó sobre los cursos de agua, que son afluentes de los arroyos y ríos. Uno de los lugares en donde se llevó a cabo esta iniciativa, fue el arroyo “Las Catitas” en el Distrito Oeste, donde se encontraron residuos de todo tipo.

Teniendo en cuenta que una colilla de cigarrillo se compone de acetona, amoníaco, arsénico, polonio y otros, se trata de un residuo que demora unos diez años en degradarse. En el caso de los sorbetes, los mismos tardan 200 años en descomponerse y solo un minuto en fabricarse.

Estos dos residuos representan una amenaza para el medio ambiente. En el caso de los cigarrillos, contaminan entre 50 y 70 litros de agua cada uno, además de producir posibles incendios. En el caso de los sorbetes, los mismos se confunden con alimento para los seres vivos y los mismos se intoxican.

Por Carmela Laucirica

×