Pandemia y contaminación: ¿qué está pasando con nuestro planeta?

Afortunadamente, la pandemia por Covid-19 ha puesto sobre la mesa la discusión sobre qué pasa en nuestro planeta. Frente a los altos niveles de contaminación que generamos, cabe preguntarnos qué podemos hacer para intentar mejorar el panorama.

Desde que se desató la pandemia por Covid-19, no todo son malas noticias para el mundo. Si bien se conoció mucho más sobre el estado del aire que respiramos y el agua que consumimos o en la que nadamos, estas discusiones podrían generar cambios en nuestros hábitos.

Con la pandemia, el aislamiento y demás, la disponibilidad de propuestas para cuidar al planeta parece haber crecido bastante. Ahora, nos encontramos con posibles medidas que podrían implementar los gobiernos, acciones para llevar a cabo desde casa y hasta iniciativas de ONGs para intentar mejorar el estado de nuestro mundo.

¿Podremos generar un cambio significativo? ¿Será la pandemia una buena oportunidad para replantearnos lo que estamos haciendo con nuestro mundo? Probablemente, estas preguntas tengan respuesta más adelante, pero por el momento podemos al menos intentar transformar tanta información en acciones concretas.

Te puede interesar: “Se presentaron leyes ambientales en Diputados”

Manos con concepto ambiental Foto gratis
Con la pandemia, cobra relevancia gran cantidad de información sobre ecología.
Fuente: Freepik

Empecemos por casa, con el consumo de energía

En lo que respecta al consumo energético en nuestros hogares, su reducción supone dos ventajas: por un lado, ayuda al cuidado del medioambiente; por el otro, también cuida nuestro bolsillo a fin de mes. Entonces, ¿cómo puedo ahorrar energía en casa? Existen algunas ideas dando vueltas en internet.

Entre lo que podemos hacer para disminuir el consumo energético, ninguna acción es más importante que la otra, todas se complementan. Por un lado, teniendo en cuenta que estamos transitando las estaciones más frías del año, cabría preguntarse por el uso de nuestros sistemas de calefacción. Como ya dijimos en otras notas, no es necesario simular un “falso verano” dentro de casa si afuera es invierno.

Con respecto a nuestros electrodomésticos y aparatos electrónicos, podemos hacer dos cosas. A medida que la tecnología avanza, los electrodomésticos vienen con mejores “calificaciones energéticas”. Ante esto, es importante buscar este tipo de aparatos a la hora de equipar la casa. Algo más simple por hacer, es desenchufar los aparatos electrónicos que no estamos usando, ya que algunos siguen consumiendo energía cuando se encuentran en “stand by”.

Finalmente, con el reemplazo de nuestras bombitas de luz también podemos generar un cambio. Al cambiarlas por luces LED, ahorramos una significativa cantidad de energía. A la vez, cocinar con nuestras ollas tapadas o apagando el horno unos minutos antes de lo previsto es una buena forma de cocinar pensando en nuestro planeta.

8 de junio: Día de los Océanos.
Fuente: Freepik

Covid-19 y contaminación oceánica: ¿qué tienen que ver?

Ayer fue el Día de los Océanos, quienes contienen casi el 97% del agua de nuestro planeta. Pensando en esto, cabe preguntarse qué efectos tiene la pandemia en el estado de los océanos. El dato principal es alarmante: ya se han encontrado restos de barbijos, guantes y tapabocas en nuestros océanos.

Estos hallazgos alrededor del mundo denotan la mala gestión de los residuos entorno a la pandemia. Según la ONG Fondo Mundial para la Naturaleza, la mala gestión del 1% de estos residuos supondría la presencia de hasta 10 millones al mes en el medio ambiente. En este sentido, la educación ambiental es esencial.

Según Greenpeace, la pandemia “está dejando a su paso un aumento en los plásticos desechables, lo que supone un nuevo paso atrás”. En este sentido, no sólo importa lo que desechamos directamente en los mares y océanos. También cuenta lo que se cuela en el sistema de cloacas y llega posteriormente a los cuerpos de agua.

Descubren miles de mascarillas convertidas en residuos en islas deshabitadas
Hallazgo de barbijos en una playa deshabitada de China.

¿Qué puede hacer Argentina para reactivar el país, sin dejar de lado al ambiente?

En nuestro país, hace tiempo que se habla sobre cómo será la reactivación tras la pandemia. En este sentido, hablar sólo de reactivación económica deja afuera las necesidades del planeta, bastante golpeado por la contaminación que acarrea combatir el virus. Cuando nos hablaron de reducción en la emisiones de dióxido de carbono por el aislamiento, creímos que sería permanente. Pero sin políticas públicas que promuevan esto, es sólo momentáneo.

¿Energías renovables o combustibles fósiles? Lo cierto es que durante el primer trimestre del año, creció de la demanda de energías renovables a nivel mundial. Por el contrario, combustibles fósiles como el gas, el carbón y el petróleo experimentaron una caída. Gracias a los bajos costos operativos, entre otras variables, la demanda de energías renovables seguirá aumentando.

Argentina no fue la excepción a esta nueva realidad: la producción de combustibles fósiles descendió en marzo, mientras que la generación a través de energías renovables aumentó 75.4% interanual. En abril, el 18.6% de la demanda energética vino de fuentes renovables, con la eólica en primer lugar. Estos datos los arrojó el último informe de Tendencias del Instituto Argentino de Energía.

Incluso, un análisis de la Agencia Internacional de Energías Renovables confirmó que la energía renovable es cada vez más barata. Así, pensando en la crisis económica que asecha al país, producir energías renovables sería más rentable y generaría más empleos, según los expertos. Más aún, se aseguró que tenemos competencias para producir energía eólica y solar, pero no las estamos aprovechando.

Argentina se salva con Vaca Muerta? | El duro cami... | Página12
Vaca Muerta, paralizado por la crisis del Covid-19.

¿Cambiaremos nuestra forma de transportarnos?

Según un estudio de la Universidad de East Anglia, de Reino Unido, el transporte terrestre lideró la reducción de emisiones de CO2 en Argentina y otros países. A pesar de que la aviación fue una de las actividades más afectadas por la pandemia, se sostiene que el transporte terrestre es el que tiene mayor impacto en la emisión diaria de CO2.

Entre las medidas para contrarrestar esto, se propone la creación de más carriles para bicicletas, además de fomentar un mayor porcentaje de personas que trabajen desde casa. A la vez, se buscará designar más espacios para los peatones, así como proponer que al menos viajen dos personas por auto.

×