No más plásticos de un solo uso en países del Caribe

Alrededor de diez países del Caribe decidieron encarar el comienzo de la década en modo sustentable. Para esto, prohibieron el uso de plásticos de un solo uso y la espuma de poliestireno.

Para el comienzo de esta nueva década, una buena para nuestro planeta: alrededor de diez países del Caribe prohibieron el uso de plásticos de un solo uso. A esta medida se le suman productos compuestos de espuma de poliestireno.

Esta prohibición, teniendo en cuenta que el Caribe es uno de los mayores productores de plásticos per cápita, incluye países como  Jamaica, Belice, Trinidad y Tobago y Bahamas. Con esta medida buscan acercarse a los países de primer mundo.

A estos se le suman Barbados, Dominica y Granada, cuyo principal objetivo es detener la contaminación de sus ecosistemas, para mantener activo el turismo -su principal fuente de ingresos-.

Desde el año pasado, el ministro de Medio Ambiente de Bahamas -Romauld Ferreira- comenzó a implementar medidas para erradicar el uso de este tipo de materiales. “Va a llevar algún tiempo abordarlo por completo, pero estamos satisfechos de que, en la medida de lo posible, tengamos alternativas disponibles”, afirmó el ministro.

Te puede interesar: “¿Por qué celebramos el año nuevo cada 1° de enero?

Si bien se buscará erradicar el uso de sorbetes y bolsas plásticas, el ministro de Salud de Bahamas -Duane Sands- aclaró que para dejar de usar botellas plásticas se necesitará más tiempo. Para esto, se deberán reemplazar con elementos biodegradables, sino la iniciativa no termina de ser eficiente.

El mundo consume 5 billones de bolsas de plástico al año hechas con derivados del petróleo que pueden tardar hasta cientos de años en degradarse. ¿Lo sabías?

A la vez, se conoció que, de los treinta principales contaminadores mundiales per cápita de plásticos de un solo uso, diez son de la región del Caribe. Este incesante crecimiento en la producción de residuos plásticos podría costarle el trabajo a unas 200.000 personas, que viven del turismo.

Por Carmela Laucirica

×