Malestar social tras aprobarse la instalación de un vertedero

Por la mañana, vecinas y vecinos de la Ciudad de Cruz del Eje, se enteraron de esta medida municipal, que fue tomada a puertas cerradas.

Crédito: http://prensavillagiardino.blogspot.com

Según informó el comunicador Juan Yacobs, se vivió una jornada de furia en la Ciudad de Cruz del Eje, luego de aprobarse por ordenanza la instalación de un vertedero regional en inmediaciones de la localidad.

¿Qué dice la ordenanza? En su articulo 1º expresa: “Autorizase al Departamento Municipal a suscribir convenios con los municpios y comunas de la Región para recibir en el vertedero controlado municipal, los residuos sólidos urbanos (RSU) voluminosos de esas localidades para su disposición final, los que deberán ser enviados a cada Consejo Deliberante de las respectivas localidades para su ratificación”.

Es decir, habilitaron la posibilidad de traer los residuos de los departamentos Punilla y Cruz del Eje, a una instalación próxima a la ciudad.

“Esta decisión del Poder Legislativo de Cruz del Eje, se realizó a puertas cerradas, sin la participación de los vecinos, ni de la prensa, a la que no se la dejo acercarse al lugar”, comentó Yacobs.

Un dato no menor, es que el Consejo Deliberante estaba vallado mientras se resolvía esta nueva normativa, que en otro de sus puntos, fija el modelo de “Convenio de Recepción de Residuos Sólidos Urbanos domiciliarios y Residuos Sólidos Urbanos Voluminosos” para su disposición final en el vertedero.

Fragmento de la Ordenanza Municipal

El periodista explicó que la ordenanza incluye la contratación directa de una Sociedad Anónima, llamada Imacor, razón por la cual, se ha denunciado penalmente al intendente Claudio Farías.

En relación al punto anterior, señala que ese apartado viola el artículo 74 de la Constitución Provincial, y que violenta el artículo 76 de la Ley Orgánica Municipal 8102, la cual ordena que se deberán establecer los mecanismos mediante los cuales se va a recurrir a la contratación directa, a través de una ordenanza.

“Todo esto sin contar con un estudio de impacto ambiental, sin licencia ambiental, de manera arbitraria, intempestiva, violentando la Carta orgánica de Cruz del Eje que se había confeccionado con una amplia orientación ambiental”, manifestó Juan Yacobs.

Sin participación ciudadana, y con un hermetismo alarmante, esta medida fue tomada por un grupo reducido de personas, sin contemplar los futuros y posibles riesgo sobre la población.