Los trabajadores de apps buscan cómo seguir con su servicio

La cuarentena obligatoria es un hecho: muchos rubros comerciales ya han cerrado sus puertas. ¿Qué pasa con las apps de delivery? En momentos de distanciamiento social, pueden ser muy útiles pero, ¿Quién protege a sus trabajadores?

En tiempos de cuarentena obligatoria, el delivery puede salvarnos más de una vez. Tal es así, que los trabajadores de aplicaciones como Globo, Rappi y Pedidos Ya siguen ofreciendo sus servicios. Es innegable que en este periodo pueden ser de gran ayuda pero, ¿Quién cuida a estos trabajadores?

Ese es el asunto en cuestión: el delivery nos facilita las cosas, pero también debe cuidarse del virus. Es por esto que los trabajadores de apps han decidido tomar medidas. Si bien planean seguir trabajando, anunciaron que esperan las medidas de seguridad e higiene de las empresas.

En definitiva, los trabajadores piden lo básico para protegerse: alcohol en gel, barbijos y guantes; los cuales hasta el momento son comprados por ellos mismos. En muchos casos, quienes no pueden acceder a estos elementos, se protegen como pueden. Estos trabajadores están en contacto constante con la gente, y eso los pone en peligro.

Te puede interesar: “Cuarentena: Nuevas medidas contra las violencias por motivos de género”

Lamentablemente, algunos trabajadores remarcan que la situación actual no está siendo positiva para sus ingresos. Por lo tanto, por unos pocos pedidos que se pueden realizar al día, ellos están poniéndose en riesgo y a sus familias.

Como principales medidas, Glovo, Rappi y Pedidos Ya propusieron entregas libres de contacto, además del uso de tarjeta de crédito y débito, como principal medio para pagar el pedido. Entre otras cosas, esto se sugirió para continuar con el servicio.

De esta manera, el contacto entre personas se reduce significativamente, ya que estas apps pueden funcionar tranquilamente con el pago a través de tarjetas. En el caso de Globo, ya no solicitarían la firma del cliente en el dispositivo del repartidor, al recibir el pedido.

Por Carmela Laucirica

×