Ley Brisa: Familiares de víctimas de femicidios reclaman su cumplimiento

Ley Brisa: Familiares de víctimas de femicidios reclaman su cumplimiento

El día 26 de Julio, familiares de víctimas de femicidios reclamaron el cumplimiento de la Ley Brisa, normativa de reparación económica para hijos de mujeres asesinadas por violencia de género. Por medio de una conferencia de prensa, organizada por el grupo Atravesados por el Femicidio, solicitaron mayor apoyo del Estado. 

La Ley 27.452, llamada Brisa por la menor que motivó su creación, fue aprobada en el Congreso de la Nación en julio de 2018, y reglamentada en octubre de ese mismo año. Son destinatarios de la reparación económica, personas menores de 21 años o con discapacidad, en ese caso sin limite de edad, hijos e hijas de víctimas fatales de violencia machista.

Florencia Cabrera, quién quedó a cargo de tres nietos, manifestó en la conferencia de prensa, que la burocracia dificulta el acceso a la compensación. Cabrera explica que el engranaje para que se apruebe la reparación, involucra al Anses, al Instituto Nacional de Mujeres y a la Secretaría Nacional de Niñez, es demasiado lento.

Marcela Morera, madre de Julieta Mena, asesinada por su pareja en 2015, en diálogo con la prensa sostuvo que no como no hay estadísticas oficiales sobre femicidios, tampoco se sabe la cantidad de hijos que han quedado sin madre.

Según datos de la Casa del Encuentro, entre 2008 y 2018, 2395 menores quedaron huérfanos por femicidios. Morera, luego de dar esa cifra, sostuvo que de ese número solo 30 hijos tienen acceso a la reparación económica estipulada por la Ley Brisa. Según el Estado, solo se completaron 50 expedientes para asistir a los menores de edad.

Es importante resaltar, que la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), recién en febrero de 2019, comenzó a dar turnos para que familiares de víctimas de femicidio, iniciaran el trámite contemplado en la Ley Brisa. Por la lentitud del sistema, las voceras de la conferencia solicitaron menos burocracia y más apoyo del Estado.

 

Por Emi Urouro