Autismo: la complicación del encierro por la cuarentena

Para algunos, encerrarse en casa puede ofrecer una sensación de seguridad. En otros casos, el confinamiento puede empeorar su estado, por eso nos preguntamos ¿qué pasa con los niños y niñas con autismo?

La propagación del coronavirus se extendió por todo el mundo y uno de sus mayores riesgos es el colapso de los distintos sistemas de salud por su alto nivel de contagio. Por eso, la medida más efectiva para controlar la pandemia es el distanciamiento social.

Sin embargo, quedarse encerrado en casa puede traer otros problemas que afectan a la salud mental, sobre todo para quienes viven con Condiciones de Espectro Autista (CEA).

Las personas con CEA suelen tener dificultades para comunicarse, expresar sus emociones y relacionarse con otras personas. También suelen repetir conductas de forma compulsiva, por eso les ayuda tener unas rutinas muy marcadas.

Para algunos, encerrarse en casa puede ofrecer una sensación de seguridad. En otros casos, el confinamiento puede empeorar su estado, ya que la falta de libertad de movimiento puede provocar ansiedad y estrés y derivar en conductas agresivas.

Por otro lado, el cierre de escuelas, lugares de trabajo y centros de terapia puede alterar sus rutinas, algo que para ellos representa una estabilidad. Por eso, para estas personas salir a la calle es una cuestión de salud.

La experiencia de una familia

La periodista María Julia Oliván contó cómo vive la cuarentena con su hijo Antonio que tiene CEA. Lo primero que explicó es que tuvo que volver a crear rutinas totalmente nuevas para generar de nuevo una estabilidad.

Y, cuando el niño pidió salir para ir a la playa, Oliván tuvo que explicarle la situación con un cuento: “Le expliqué por un cuento que se llama El monstruo de los colores (que habla de las emociones) para que pueda entender un poco lo que está pasando. Cada emoción es un color. Hay momentos en los que él se pone a gritar y le digo ‘¿estás rojo-enojado o amarillo-confundido?’. ‘¿Por qué no estás verde-calmo?”.

Para María Julia falta el reconocimiento de distintas condiciones de salud mental dentro del decreto que fija el distanciamiento social obligatorio. Sostiene que de los niños y niñas con TEA deberían estar exceptuados a salir de sus hogares para poder salir aunque sea “un ratito”.

Los chicos con autismo tienen la sensorialidad a flor de piel, ellos son de experimentar mucho la naturaleza -manifestó-. A veces no reconocen el límite de sus cuerpos y por eso los vemos golpeándose contra una pared, entonces es muy importante esto. El encierro puede hacer que algunos se autolesionen, se golpeen o sufran mucho“, explicó la periodista.

Y agregó: “El autismo no es una enfermedad, es una condición neurológica. Mi hijo, por ejemplo, lee desde los dos años, pero le decís: ‘hola, Antonio’ y te mira. Por ahí, te contesta recién a los veinte segundos. Tiene dificultad para la comunicación”.

Algunas recomendaciones

El doctor Sebastián Cukier de la ONG Panaacea nos brinda algunos tips para estimular el desarrollo de los niños y acompañar a los niños con CEA desde casa.

https://web.facebook.com/watch/?ref=external&v=504974820190164

Por Cristian Dominguez

×